Feeds:
Entradas
Comentarios

Fuente: Telam

La Cámara de Diputados de Brasil aprobó en la noche del martes el “Marco Civil de Internet”, el proyecto presentado por el gobierno de Dilma Rousseff para establecer principios, derechos y obligaciones de usuarios y proveedores, que ahora deberá ser aprobado por el Senado para convertirse en ley.

La iniciativa fue aprobada por el voto simbólico (cuando no se contabilizan los votos de todos los diputados) de todos los partidos con representación parlamentaria, con la excepción del opositor Partido Popular Socialista (PPS).

Antes de la votación, un grupo de manifestantes le entregó al presidente de la Cámara baja, Henrique Eduardo Alves, una petición con más e 340 mil firmas a favor del Marco Civil.

En las primeras horas de la tarde, los líderes de los bloques parlamentarios ya habían anunciado su apoyo a los principales puntos del texto, aunque mantenían objeciones al Artículo 20, que establecía que los proveedores de Internet serán responsables de los contenidos de terceros sólo en el caso en que ignoren una decisión judicial -y no una mera notificación- para retirar el material de la web.

Diputados del PMDB presionaban para que se mantuviera la situación actual, que les permite a los proveedores eliminar contenidos con una simple notificación de que el mismo puede infringir alguna normativa, y de esa forma prevenirse ante problemas judiciales.

Finalmente, el texto original fue alterado, dejando en claro que la notificación de un representante legal o del participante será suficiente para que el contenido sea bajado, según informó el diario Folha de Sao Paulo.

Por otro lado, el oficialismo accedió a flexibilizar reglamentación de la llamada “neutralidad en la red” -concepto que será detallado por un decreto presidencial- para atender los reclamos del PMDB y garantizar la aprobación.

La idea de “neutralidad en la red”, popular entre los usuarios pero resistida por las telefónicas, implica que los prestadores de conexión a Internet deben garantizar a sus clientes la velocidad contratada, independientemente del contenido al que estos accedan.

La propuesta también obliga las empresas extranjeras de servicios de Internet, como Google o Facebook, a obedecer a las normas de la legislación brasileña, aun cuando no estén instaladas en el país.

Asimismo, con el fin de garantizar la privacidad de los usuarios, el Marco Civil prohíbe a los proveedores de servicios ofrecer a terceros información sobre sus clientes, excepto que exista el consentimiento de los internautas.

Finalmente, las empresas podrán almacenar información como el historial de búsquedas, los correos electrónicos y otros datos por un máximo de seis meses, mientras que los proveedores de conexión deberán guardar datos como las IPs de sus clientes por un año.

La semana pasada, con el objetivo de garantizarel tratamiento del proyecto en el plenario, el oficialismo cedió ante los reclamos de la oposición y eliminó el Artículo 12, que obligaba a las compañías -como Facebook o Google- a almacenar los datos de los brasileños dentro del territorio de Brasil.

Ese punto era una respuesta directa al espionaje masivo practicado por el gobierno de los Estados Unidos, pero la oposición logró imponer si visión de que replicar en Brasil estructuras -datacenters- semejantes a las que tienen en sus países de origen generaría altos costos para los usuarios.

La sanción de esta norma es una prioridad para el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, sobre todo después de que documentos filtrados por el ex técnico de inteligencia Edward Snowden revelaran que la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos (NSA) espió correos electrónicos de la mandataria y le pinchó el teléfono.

Fuente: La Nación

Es una pantalla de tinta electrónica de 13,3 pulgadas; permite ver hojas carta a tamaño completo; leer archivos, editarlos y hacer anotaciones; está pensada para profesionales.

La tinta electrónica se usa hace años, sobre todo en los lectores de libros electrónicos, por sus dos grandes virtudes: consume muy poca energía y tiene una excelente visibilidad con cualquier tipo de luz sin cansar los ojos (es lo más parecido al papel convencional disponible hoy).

Sony presentó su Digital Paper, una pantalla de tinta electrónica de 13,3 pulgadas. No está pensado como un libro electrónico (aunque puede servir para ello) sino como una herramienta para reducir el papeleo en una oficina.

Gracias a su tamaño permite ver una hoja impresa en tamaño real (si está convertida en un PDF, claro), realizar anotaciones, editar el texto, resaltar partes, compartirla con otros miembros de la empresa y demás.

Es delgado (6,8 mm), pesa 350 gramos, tiene una pantalla del tamaño de una hoja carta (y 1600 x 1200 pixeles), sensible al tacto para usar la lapicera que permite anotar el texto. Tiene Wi-Fi, puede almacenar 2800 archivos con la memoria interna y según la compañía tiene una autonomía de tres semanas de uso.

Tiene, claro, un detalle: su precio inicial es de 1100 dólares en Estados Unidos..

Sugerimos ver el artículo original (con ilustraciones) en La Nación

Fuente: Lauris Beinerts en YouTube

Excelente video en tono de comedia sobre las consultorías (vistas desde el punto de vista de “los expertos”). Se puede ver en http://youtu.be/BKorP55Aqvg . Tiene subtítulos en castellano, y casi 4 millones de lecturas.

Fuente: Telam

El director de la editorial Rubinzal y Asociados, Isaac Rubinzal, manifestó este jueves su decisión de no continuar con la causa iniciada contra Taringa! por supuesta infracción a la Ley de Propiedad Intelectual, según informó la empresa.

El desistimiento de Rubinzal se suma al de otros tres querellantes -Edgardo Donna, Mosset Iturraspe y Francisco Ferrer-, quienes el pasado 28 de noviembre abandonaron la demanda tras llegar a un acuerdo con la Web social.

Desde Taringa! manifestaron que fue el diálogo establecido entre las partes lo que llevó a que durante los últimos meses desistieran los principales querellantes de la causa que, de seguir adelante, “se convertiría en el primer juicio penal donde se debatirá en Argentina cuál es la responsabilidad de los intermediarios de Internet así como el futuro de la Propiedad Intelectual en la Web”.

“Celebramos estos desistimientos como resultados del diálogo y un cambio profundo de la mirada de las industrias más tradicionales y la sociedad en general sobre Internet. Seguimos colaborando con la justicia”, manifestaron los administradores de Taringa! en un comunicado.

“Nuestra misión es que esta causa finalice dejando un precedente positivo para la industria de Internet en la Argentina, ya sea en una audiencia pública o a través del diálogo establecido con diferentes representantes de las industrias más tradicionales”, agregaron.

En 2009 un grupo de editoriales jurídicas como Astrea, La Ley, Rubinzal y Asociados y Ediciones de la Flor SRL, entre otras, demandaron a Taringa! por una supuesta infracción a la Ley 11.723 de Propiedad Intelectual, debido a obras jurídicas compartidas en la plataforma por algunos usuarios.

Desde Taringa! puntualizaron que la causa está en etapa de presentación de pruebas y continúa en manos de la fiscalía del Tribunal Oral N°26, a la espera de la fijación de fecha para una audiencia oral.

Fuente: Clarin

Esta entrevista se realizó hace más de diez años pero se trata de un tema de plena actualidad. El Dr. Rafael Echeverría, sociólogo y filósofo, trabaja en la mejora de las organizaciones afrontando el desafío que nos presenta la revolución tecnológica: mientras que las empresas siguen organizadas según los principios de Frederik Taylor que se desarrollaron para el trabajo manual, éste es desplazado en el mundo real por lo que Peter Drucker denominó “trabajo no manual”.

La entrevista

Cómo debe ser un gerente coach (entrevista a Rafael Echeverría en diario Clarin 13/6/2004)

Fuente: Infotechnology

La científica uruguaya que fue incluida en el Salón de la Fama de Internet cuenta qué la llevó a esa posición y relata el recorrido del desarrollo de las redes en la región.

Pablo Martín Fernández

“Persona clave para el desarrollo de las primeras redes que sentaron las bases para Internet en América latina”. En esa línea se resumen los motivos que la organización Internet Society estimo centrales para incluir a la investigadora uruguaya Ida Holz en su Salón de la Fama del que forman parte, entre otros, Vinton Cerf, Tim Berners-Lee,  John Perry Barlow, Richard Stallman y Jimmy Wales.

La entrevista con Infotechnology.com, realizada vía Skype, encuentra a Holz, de 78 años, en Uruguay sorprendida por el nombramiento, pero, a su vez, enfocada en contar los motivos que la llevaron hacia ese espacio en el que hasta ahora no había habido espacio para latinoamericanos. Su recorrido es agitado: exilio, una hija nacida en una embajada extranjera y el regreso a su país enfocada en su modernización democrática.

¿Cómo vivió su llegada, en agosto pasado en Berlín, al Salón de la Fama de Internet?
Yo qué sé cómo lo viví. Estaba muy nerviosa en el momento de la ceremonia y tenía que hablar en inglés.
Mi esposo murió hace tres años y medio y me hubiese gustado compartirlo con él, estaba medio nostálgica porque mi hija que vive en Berlín estaba en Uruguay. Luego de ahí me fui a Paris y descansé unos días, camine y camine y camine tanto que bajé dos kilos.

¿Qué cree que la llevó a ese lugar?
¿Qué hice?  Yo ya no me pregunto más por qué pasan las cosas. Creo que es la constancia ya que vengo trabajando en redes desde el inicio de los diferentes organismos. Desde el primer organismo latinoamericano que se creó en relación a Internet en 1991 siempre estuve metida. También puede ser, tal vez, porque soy la más anciana, aunque me siento joven.

¿Cómo resumiría su recorrido para aquellos que aún no la conocen?
Estando en México, exiliada, me vine a Uruguay para impulsar el desarrollo científico local a través del liderazgo del Servicio Central de Informática en la uruguaya Universidad de la República. Luego de la dictadura había mucho miedo y mucho estancamiento de las ideas, yo venía de México, un país muy vital, muy joven donde terminé con un cargo altísimo en el gobierno.
Todo acá en Uruguay estaba detenido en el tiempo o peor porque cuando durante tantos años se detiene algo, en este caso en tecnología esos años son aún más largos.

Regresa a Uruguay desde el exilio mexicano luego de ganar el cargo en 1986, ¿cómo comienza el desarrollo de la red en Uruguay?
En 1988 ya teníamos correo electrónico que funcionaba a través de un acuerdo con la Universidad de Buenos Aires (UBA). Toda la gente que tenía proyectos en el exterior necesitaba tener contacto y eso se daba vía mail aunque en aquel momento el sistema era muy rudimentario. El ingeniero Juan Jose Cabezas me pregunto si en el Servicio Central de Informática de nuestra universidad era posible dar correo electrónico y ahí empezamos. Yo me lanzó a los proyectos, yo me entregó a los proyectos.
A fines de los ochenta había Internet en la Argentina a 9 Kbps de velocidad a través del Ministerio de Relaciones Exteriores. La UBA mandaba sus correos al Ministerio, pero en un momento ese organismo se dio cuenta de que nosotros estábamos pirateando los correos a través de la UBA. En ese momento tuvimos que llamar a la Argentina y negociar.
Dos años después, en 1991, conseguimos el dominio .uy. En aquel momento, y hasta 1994, el envío de mails se hacía dos y, luego, cuatro veces por día. Todo el material era académico.

¿Qué opinión tiene sobre Ceibal, el plan uruguayo que entrega notebooks a jóvenes en edad escolar?
Hasta ahora Uruguay es el único país en el que se les da a todos los chicos de la escuela pública una computadora que se llevan a la casa. Eso es un enorme hito. Va a tener que cambiar la manera de enseñar. Ahora los niños son pequeños investigadores.
Ahora los niños aprenden de otra manera que del cuento que hace la profesora. El cambio en el conocimiento va a ser fundamental, para mí esto es impresionante.
El peso del inglés y de contenidos de países centrales en Internet hoy es muy contundente, ¿cree que eso cambiará con mayor presencia de América latina?
Sí, creo en América latina, me gusta América latina (se ríe), creo que esto va a ir cambiando con lo que creen los niños. Hay que dar tiempo.
Alguien me dijo que la enseñanza está igual desde hace 400 años, eso tiene que cambiar. Los profesores tienen que cambiar.

¿Qué opinión tiene sobre la información que filtró Edward Snowden sobre el espionaje electrónico de la NSA?
Me parece horrible lo que pasa. Internet ha sido un elemento para la democratización de las ideas. Esto es muy duro y espero que podamos resolverlo.
Snowden es otra cosa, para mí el señor cometió un delito en los EE.UU más allá de que haya ayudado a la gente. Son dos cosas diferentes. Lo que dijo Snowden no debería pasar, creo que va a haber muchos casos similares.
Es malo que nosotros estemos pensando en que una herramienta tan interesante como Internet tenga estos problemas.

¿Cómo se mantiene actualizada luego de tantos años de carrera?
Hago lo que puedo, ya no soy la técnica que era hace un tiempo, me volví una ejecutiva de Internet. Conozco la técnica, pero no la aplico, sí aplico las ideas. Me comprometo.

Fuente: Muy Linux

Hace tiempo que Canonical anunció que reduciría el tiempo de soporte de las versiones comunes, sin embargo parece que muchos usuarios todavía no se han dado cuenta del giro que esto supone y cuál es el nuevo enfoque que ha querido dar Canonical a su soporte.

Antiguamente Canonical daba año y medio para las versiones comunes, 3 años de soporte para las LTS desktop y 5 años de soporte par las LTS server. Después se anunció que 12.04 tendría 5 años de soporte ya sea en su versión desktop o server, cosa que fue aplaudida por todo el mundo, y luego anunció que a partir de la 13.04 el soporte de las versiones comunes sería de tan solo 9 meses. No sé si Canonical ha explicado las razones de esos cambios a través de algún medio oficial, pero independientemente de que lo haya hecho o no, vamos a explicarlo.

¿Por qué 9 meses para las versiones comunes?

Estaba claro lo que pretendía con este giro, convertir las versiones comunes en versiones dirigidas a desarrolladores, testers y personas con versionitis aguda, mientras que las versiones TLS van enfocadas a los usuarios comunes y personas que por las razones que sean necesitan de un soporte largo y estable, como por ejemplo un entorno de coporativo.

El empalmar las LTS con 5 años de soporte y las versiones comunes con año y medio hacían que a Canonical se le acumulase el trabajo, teniendo que dar soporte a un gran número de versiones de Ubuntu. De hecho con las LTS a 5 años se les podían empalmar tres LTS con tres comunes, lo que hacía un mantenimiento de seis versiones, algo que era posiblemente demasiado para la empresa con sede en la Isla de Man. Reduciendo el soporte de las versiones comunes a 9 meses consiguió soltar lastre y poder centrar su suporte en las LTS, destinando las otras versiones a labores más enfocadas al desarrollo y prueba de tecnologías que se suponen que tienen que llegar estables a las LTS.

¿Error en la política de comunicación?

Aquí nos encontramos con un posible error de Canonical en su política comunicativa, ya que un usuario común puede tomar las versiones Ubuntu LTS como “las versiones raras” debido a su sobrenombre, mientras que a las otras las toma por los lanzamientos destinados para ellos cuando no es así. Lo suyo habría sido haber llamado a las versiones con 9 meses de soporte Development Version y dejar las LTS sin sobrenombre para que el usuario común entienda que lo que le conviene es usar una versión LTS con sus 5 años de soporte, que le garantizarán un sistema estable y que podrá usar durante un largo periodo de tiempo, y es que 5 años es prácticamente el tiempo de vida medio de un PC.

Usuario de Ubuntu, usa solo versiones LTS

Ciclos de lanzamiento y soporte de Ubuntu

LTS es la versión “normal”

Como he dicho en el artículo, las LTS son las versiones destinadas al usuario común, o sea, son las versiones estables de Ubuntu, mientras que las versiones con 9 meses de soporte casi podríamos encajarlo como la rama Testing, ya que 9 meses de soporte son absurdos para un entorno de producción, incluso para el usuario común, para el que no tiene sentido actualizar su sistema operativo cada pocos meses.

¿Qué versión de Ubuntu usar ahora?

Todo depende de lo viejo que sea vuestro ordenador. Si ya tiene unos años 12.04 os irá de perlas y podréis disfrutar de él hasta la salida de Ubuntu 14.04.1 en caso de no querer agotar su soporte. Sin embargo, si vuestra máquina es reciente posiblemente lo que os convenga sea usar la versión 13.10 hasta agotar su soporte y luego actualizar a Ubuntu 14.04. En caso de seguir este último camino recomiendo separar la partición raíz de la home, ya que reinstalar el sistema siempre ofrece más garantías que una actualización de versión.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 96 seguidores