Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19/07/07

Autor: Ricardo Pluss

Algunos comentarios escuchados en una reciente reunión me motivaron a escribir algunos conceptos sobre la creación de conocimiento en los grupos del Foro[0]. Es un tema que estudio desde hace tiempo, y quiero compartirlo con ustedes. Espero que se sientan libres de opinar, y lo hagan respondiendo con comentarios en este blog o si prefieren por via privada, a mi correo rpluss(arroba)gmail.com.

¿Estamos gestionando conocimiento?
R: Al menos en los discursos, se considera al conocimiento como la dimensión más importante de las organizaciones. Sin embargo, ante las diferentes interpretaciones sobre qué es la gestión de conocimiento, aclaro que me refiero a la creación de conocimiento de Nonaka [1], a diferencia de los que enfatizan sobre la apropiación del mismo. En este sentido, decimos que en el Foro se construye conocimiento.

¿Qué es el conocimiento?
Como dice Javier Martínez [2], el conocimiento no es un objeto ni un contenido. Podemos hablar de gigas de información, pero el conocimiento reside en las personas que lo han adquirido y les otorga competencia para resolver problemas. Tiene que ver con la práctica y con la acción.

¿Hay un solo tipo de conocimiento?
Nonaka define dos dimensiones: conocimiento explícito y conocimiento tácito. El primero se caracteriza por ser objetivo y transmitible, mientras que el último es de naturaleza subjetiva y aún inconsciente, difícil de transferir a otras personas.

¿Cuáles son las bases para crear conocimiento?
Según Nonaka, la creación de conocimiento ocurre en los procesos de transformación del mismo en una dimensión o en el pasaje de una a otra, aclarando que éstos son procesos sociales. Las condiciones propicias para la creación de conocimiento implican valores apropiados, diferentes a los tradicionales, que aplicados a la práctica resultan en reglas de juego diferentes. Pongamos como ejemplo las reuniones de los grupos del Foro: la asistencia no es obligatoria, no hay definición previa sobre los roles que le corresponden a las personas, no hay jefatura sino coordinación, se construyen consensos para obtener las conclusiones. En otras palabras, es una organización democrática.

¿Cuáles son los problemas de las organizaciones con el conocimiento?
Gestionar conocimiento implica, en primer lugar, crearlo. Esta es una meta imposible de lograr sin abandonar a la vieja cultura taylorista, desarrollada en un contexto muy diferente al actual. Si no consideramos a las personas como tales, en lugar de simples recursos, estamos perdidos. Recordemos que Henry Ford recomendaba a sus empleados “dejar el cerebro en casa”. Martin Fowler explica muy bien este problema en ambientes informáticos [3]. Las organizaciones necesitan alentar la colaboración y desalentar la competencia entre las sus empleados, pero el viejo paradigma está muy arraigado y resiste.

¿Cuál es el modelo cognoscitivo?
La experiencia en el estudio de lo que ocurre en el Foro indica que hay que avanzar sobre las fronteras de las especialidades. Las respuestas no surgen de las tecnologías informáticas sino de la incursión de informáticos en nociones elementales de otras disciplinas muy diferentes. Los resultados que pueden obtenerse por esta vía no son alcanzables convocando especialistas de dichas ciencias que carecen de las vivencias y conocimientos del informático. En este sentido, Nonaka relata que las organizaciones japonesas suelen rotar a sus mandos medios en funciones muy diferentes tales como producción y marketing.

¿Conclusiones?
La economía del conocimiento es la meta, y los cambios van inexorablemente en esa dirección. Es difícil cambiar de paradigma, pero este se impondrá de todas maneras y llegar últimos no nos beneficiará.
No olvidemos el papel de las comunidades del Software Libre en todo esto, y en especial a su proyecto insignia: Linux.

Referencias bibliográficas
[0] Foro de Responsables Informáticos de la Administración Pública Nacional, ONTI, Argentina.
[1] Ikujiro Nonaka y Hirotaka Takeuchi, La organización creadora de conocimiento, Oxford University Press, 1999
[2] Martin Fowler, La nueva metodología, 2003
[3] Javier Martínez Aldanondo, El suicidio de la gestión de conocimiento, 2006

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores