Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3/10/08

Nota: este artículo de Sergio Montoro se refiere a España, pero la idea parece interesante para Argentina.

Fuente: lapastillaroja

Leyendo cómo Agustín Cuenca se hacía eco de la compra del Bradford & Bingley por el Santander a precio de saldo empecé a reflexionar sobre ¿cuales son nuestras fortalezas? ¿porqué Europa funciona mejor que el resto del mundo?.

Hoy en día está de moda temer a los chinos. Yo no les temo. ELLOS deberían temernos a nosotros (y de hecho lo hacen). A fin de cuentas los europeos hemos sido los conquistadores imperialistas más ferozmente astutos y agresivos de la historia de la humanidad (aunque bien es verdad que no los más sanguinarios).

Un error sistemático que estamos cometiendo en España es obsesionarnos en mejorar nuestras debilidades en lugar de concentrarnos en nuestras fortalezas.

Mejorar nuestros puntos débiles es una buena cosa, pero pretender basar nuestro futuro económico en ellos raya la arrogancia y la imprudencia. Si la red de transportes es deficiente (como aún sucede en el sur de España) mejorarla está bien, y debe hacerse, sin duda, pero una cosa es eso y otra basar nuestra ventaja competitiva en algo que todavía no existe.

¿Y qué tenemos en España? Si lo pensamos bien hay (o había bastante cosas). La banca española es muy potente. Sólo que aquí está mal visto ayudar y potenciar a los bancos por esa neurosis de socialdemocracia que nos afecta. Tenemos un fuerte sector turístico. Hasta la irrupción de la Europa del Este en la producción de coches, éramos el pais europeo donde más vehículos se fabricaban. Antaño teníamos siderometalurgia. Sectores de textil y calzado de reconocido prestigio internacional (que están sufriendo la competencia desleal de los chinos). Está Telefónica, si esa mastodóntica y burocratizada mole, que tendría el potencial de crear cosas como Terra si se hiciera bien, y no como un desastre orquestado por una banda de choros. Hay productos únicos en España, como el aceite de oliva. Existe un gran tejido PyME y, sobre todo y por encima de todas las cosas, existe una ACTITUD.

Al otro lado de la pared donde estoy trabajando ahora mismo oigo de refilón a un mando intermedio reprender a un subordinado “por falta de compañerismo” ¡Recórcholis! Ni siquiera le está reprochando que haga nada mal. Le está diciendo que no ayuda a sus compañeros cuando estos lo necesitan ¡Y vaya si le está leyendo la cartilla a las claras!

¿Dónde diria que vamos bien con respecto de otras partes del mundo?

• Existe una gran conciencia social.
• Existe sensibilidad medioambiental.
• Los compañeros suelen ser bastante solidarios.
• No hay mucha corrupción.
• Se sabe hacer cosas con pocos recursos.
• La formación del personal es buena (aunque se está deteriorando)
• La mujer está integrada en el mercado laboral en igualdad de condiciones con los hombres (al menos legalmente)
• Existe muy buen know-how en algunos sectores tecnológicos.
• Existe espíritu de individualismo emprendedor (es falso el mito de que todo el mundo quiera ser funcionario)
• Existe una amplia clase media.

Seguro que si dejamos de ser tan excépticos sobre todo, y dejamos de intentar copiar ciegamenta lo que hacen en EE.UU. o en Suecia, o en cualquier otro lugar, y nos concentramos en explotar nuestros puntos fuertes intrínsecos, entonces seguro que progresamos mucho más rápido. No quiero sugerir con esto que se deba apoyar siempre a los mismos, a los de siempre. El ex-presidente Felipe González dijo en una ocasión que se arrepentía profundamente de haber apostado en un tiempo por las grandes empresas en detrimento de los pequeños emprendedores. Y aprendió una buena lección. Apple y Google también empezaron en un garaje. La capacidad para emprender también es un punto fuerte. Y aquí, en España, de eso no falta, sólo si nos dejaran hacer un poco más…

Read Full Post »

Fuente: martinolivera

Según leo en una nota en Clarín, la justicia argentina ha determinado algo que se viene sosteniendo como la única solución lógica a las intentonas forzadísimas de aplicar el concepto de propiedad sobre lo inmaterial (como las patentes de software) , y en particular las ideas, que parecen el summum de la inmaterialidad…

Está bueno remarcar algunos enunciados que el fallo sostiene: “las ideas no tienen dueño, sino que integran el fondo común de la humanidad”“las ideas consideradas en sí mismas no son obras y su uso es libre”, por lo cual “no se puede adquirir sobre ellas protección o propiedad alguna, aún cuando sean novedosas”.

Además de eso, podemos convenir en que ninguna idea es original, en el sentido de creada de la nada. Todo lo que podemos pensar, imaginar, crear se sostiene en un entramado milenario, colectivo, humano de ideas ancestrales encastradas, de las cuales, cada tanto, surge algún matiz de originalidad o innovación.

Pretender que una idea es PROPIA, desestimando (y despreciando) todo el andamiaje cultural que la sustenta, es robar. Eso es robar un idea: pensar que es propia, y no de todos.

written by olix

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 102 seguidores