Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 marzo 2009

Ikka Tuomi se pregunta en su artículo ¿What did we learn from Open Source?:

¿Cuál es, entonces, sería la cosa más importante que hemos aprendido, con el más fundamental de impacto y las consecuencias en los próximos años?

“Lo más probable, es el hecho de que tenemos que rediseñar los derechos de propiedad intelectual.”

Después a analizar las características y diferencias entre el software abierto y el privativo, concluye que el marco socio-institucional legal que tenemos se corresponde a las necesidades de la era industrial, y llama al nuevo emergente “sociedad de redes” que necesitará de nuevas instituciones y marco legal desde un nuevo entendimiento de la propiedad intelectual.

Se puede ver el artículo completo en First Monday (en inglés).

Ilkka Tuomi es Científico Jefe de un centro de investigación independiente con sede en Helsinki, Finlandia. Ha escrito artículos, capítulos de libros y libros sobre las redes de computadoras, de organización de gestión del conocimiento, el software de fuente abierta, y nuevos modelos de innovación.

Read Full Post »

Fuente: barrapunto

rafael-ec nos cuenta: «Ha sido publicada la versión 1.5 de Elastix, una distribución libre de Servidor de Comunicaciones Unificadas basada en GNU/Linux, Asterisk, Hylafax, Openfire y Postfix que permite crear PBX y centros de llamadas (callcenters) de una manera amigable, siendo la única de su tipo con una comunidad oficial en español. Entre las principales características de esta versión se puede mencionar el uso de DAHDI (Digium Asterisk Hardware Device Interface) y la disponibilidad de nueva versión en dos imágenes ISO diferentes, para 32 y 64 bits.»

Read Full Post »

Fuente: barrapunto

IFM nos cuenta: «Cuando Microsoft demandó a TomTom por supuestas violaciones de sus patentes en los dispositivos de navegación basados en Linux, parecía que TomTom lo tendría crudo. La compañía estaba legalmente contra la espada y la pared. Si Microsoft sólo quiere utilizar el juicio como una táctica hostil, TomTom no tendría los recursos financieros para luchar contra ellos. Pero, si bien puede ser que TomTom fuera acribillado por Microsoft, la OIN (Open Invention Network) no. TomTom se ha sumado a la OIN ayer 23 de Marzo. Ojo, ni TomTom ni OIN están diciendo que se utilizará a la OIN y Cía. contra Microsoft. Sin embargo, es evidente lo que ocurrirá si Microsoft quiere seguir por el camino de las demandas por violación de patentes. De momento, TomTom ya ha decidido continuar la lucha con Microsoft. Ha demandado al gigante del software por violar 3 de sus patentes con el Microsoft Streets. Si Microsoft quiere luchar contra TomTom, puede. Pero una triste historia de derrota tras derrota ha demostrado que luchar contra Linux en materia de propiedad intelectual es una pérdida de tiempo.»
El objetivo de la Open Invention Network, fundada en 2005 por Red Hat, IBM y otros y que cuenta entre sus miembros con compañías de la talla de Oracle o Google, es crear un “ecosistema de apoyo que garantice el crecimiento y la adopción de Linux”. Desde su nacimiento ha acumulado un total de 275 patentes.

Read Full Post »

Fuente: libreconocimiento

Entrevista con Luis Rull de Mecus en torno a la expansión profesional y educación, al software libre, y al conocimiento libre en nuestras sociedades.

Presentación: Me llamo Luis Rull y soy licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Antes de ser empresario estuve vinculado 5 años al mundo académico en las Universidades de Essex, Olavide y Granada. Mi trabajo giró en torno a las Redes de acción política y a nuevas metodologías en Análisis de Redes Sociales. Posteriormente fui consultor free-lance en temas de comunicación interna y mejora de procesos en empresas e instituciones.

Creé, junto a un equipo de Valencia (España) Blogestudio, una empresa de desarrollo de blogs. Dos años después me independicé y fundé en Sevilla Mecus, en la que junto a mi socio Raven ayudamos a empresas y profesionales a aplicar las nuevas tecnologías a sus procesos, principalmente en comunicación (interna y externa) y a mejora de procesos, utilizando principalmente WordPress, un software libre de blogs que se ha convertido en uno de los gestores de contenidos más versátiles, potentes y exitosos del mundo

L.C.: Para muchos, hay una disociación más evidente en algunas áreas que en otras, entre el quehacer académico-universitario y las necesidades de la sociedad. Quizás prueba de ello es que hay una aparente separación p.e., entre las llamadas “Ciencias duras” de las llamadas “ciencias blandas”, ¿cómo alguien de formación universitaria no-técnica (por llamarlo de algún modo) se aventura y decide iniciar un emprendimiento en un área tradicionalmente reservada a quienes han adquirido un conocimiento técnico específico (informático)?

L.R.: La función de las aplicaciones y la técnica de las mismas están íntimamente relacionadas, pero muchas veces se necesita una mente no técnica para ir más allá de lo que se está haciendo. Los equipos que combinan miembros que saben cómo funciona una tecnología con miembros que inventan para qué puede servir son muy potentes. Pueden generar, en mi experiencia, una muy sólida cultura de innovación.

A veces una rutina de trabajo genera esquemas fijos sobre lo que se puede hacer y enfoques que son réplica de otros que pueden haber dejado de funcionar. Por otro lado, siempre es necesario que en una empresa haya tareas (comerciales, financieras, …) que a un especialista técnico, por ejemplo, un programador, no le gustan. Hace falta equipos integrados, y una mente que sólo piensa en funciones o características de un producto y no en cómo funciona la maquinaria que hay detrás, puede empujar un producto más allá: se es más atrevido cuando se es ignorante.

L.C.: Totalmente de acuerdo con lo que muestras, en términos de cuánto se beneficia una iniciativa (o empresa) de la disposición de equipos multidisciplinarios, pero ¿cuáles crees que son los procesos que deben operar en un individuo con formación universitaria “no-técnica” para que considere entre sus posibilidades de ejercicio y expansión profesional el asumir una actividad por cuenta propia y, además, en un área que está “tradicionalmente” reservada a conocimientos exclusivamente técnicos (en este caso informáticos)?

L.R.: Aparte de los roles tradicionales de una empresa (comercialización, recursos humanos, financieros, comunicación,….), una persona no técnica puede aportar mucho en el diseño de características de productos y la gestión de clientes. Hay que tener la mente de un cliente y su lenguaje. Saber qué es lo que necesita y trasmitirle en términos que entiende la información necesaria es algo que un no-técnico puede hacer. Y a veces es bueno que lo haga puesto que así una organización puede ser más flexible. No creo que mi experiencia sea generalizable, pero equipos integrados de esta forma pueden funcionar muy bien.

L.C.: Crees en que una actitud de “hacker” puede ayudar a cualquier estudiante universitario o profesional en formación a explorar campos no tradicionales para su crecimiento personal y profesional? (aqui la idea de hacker esta en la línea de la búsqueda por desvelar cajas negras o la cultura de la busqueda de preguntas y respuestas.)

L.R.: Depende de lo que se entienda por “hacker”. Ser hacker es una cosa y ser cracker es otra. Si hablamos de crackers como rompedores de códigos para cometer delitos o para hacer daño por el mero placer de hacer daño, pues no, no ayudan. Esa actitud crea jugadores de ventaja que siempre quieren tomar “un atajo”. Crea, en muchas ocasiones, actores de un sistema que no crean valor, que dedican sus esfuerzos a proyectos que no generan riqueza ni aportan nada nuevo, gentes que se dedican a crear escasez de forma artificial a su alrededor y a aprovecharse de ello. Los crackers siempre han ensuciado el buen nombre de los hackers.

Si hablamos de personas que buscan en las tecnologías que usan algo más de lo “oficial”, algo más de su función principal, creo que sí. Intentar llevar más allá de lo establecido, el ansia de abrir “cajas negras” para ver cómo funciona algo y el placer adaptarlo a nuevas aplicaciones son actitudes y aptitudes puede ser de gran ayuda para un profesional de nuestro tiempo. Esa actitud da versatilidad, rapidez de ejecución y una capacidad de innovación que todos aquellos que siguen los raíles marcados nunca tendrán (tendremos ;) )

Es una distinción que, para ese término, no siempre se tiene. Hay que matizar siempre. David de Ugarte (deugarte.com) me enseñó a profundizar en ella y a verla como un proceso de maduración de un movimiento social.

L.C.: Y, ¿crees que las universidades (hablando en términos generales y en términos de sus esquemas de enseñanza formal) fomentan la cultura de búqueda y revelación de “cajas Negras”?

L.R.: En las que yo he estado (españolas y europeas) no. Puntualmente hay profesores que lo hacen a título individual y casi nunca para el conjunto de sus estudiantes. Por un lado, parece imposible que una institución quiera fomentar un modo radicalmente abierto de pensar (otra cosa es “formalmente” abierto), y por otro, no es posible, por definición, obligar a un alumno a pensar de forma diferente: la gran creatividad se puede fomentar, pero nunca crear.

Se puede cultivar, pero no sembrar. La semilla ya debe estar plantada. He visto a muchos profesores chocarse contra alumnos que no querían (ni podían) aprender a pensar de otra forma, al menos en esa asignatura. No se puede esperar que todos los alumnos tengan la mente abierta para tíi Hay que dejar algunos para los profesores de la clase siguente, aunque hay alumnos que no quieren eso y nunca lo querrán. Es una lástima pero ocurre.

L.C.: Pero tener la “mente abierta” es, además de una ventana de oportunidad, una suerte de actitud, no crees?

L.R.: Por supuesto. es de las cosas más valiosas. Pero lo profesores “sesentayochistas” se olvidaron de que hay que convencer, que no basta con decir: “aquí estoy, segid mi senda” y que no todos lo quieren tener como gurús. Aunque sólo sea por lo demás posibles “gurues” de su claustro, hay que saber que no todos pueden ser Sócrates y nunca para todos los alumnos.

L.C.: La idea del conocimiento libre implica que hay una suerte de conocimiento secuestrado.. y, además, ese secuestro ocurre quizás también porque hay quien se cree que “tiene” conocimiento y en función de ello debe ser “seguido” y porque hay alguien (algunos) que cree(n) que es necesario buscar a quien seguir.

L.R.: Pero muchos de los que quieren enseñar actitudes críticas en realidad lo que acaban haciendo es enseñar otro grupo de dogmas, distintos (realmente o en apariencia) a los establecidos. Otra cosa muy distinta es la cerrazón que una división discreccional y abitraria de las disciplinas académicas suele traer. La interdisciplinariedad real del Análisis de Redes Sociales me enseñó eso.

L.C.: Luis, si pensamos que, como sociedad, debemos buscar una suerte de liberación del conocimiento (el “conocimiento libre”) porque está “incautado” fundamentalmente a través de estructuras y procesos sociales, y si pensamos que debemos aspirar a equipos multidisciplinarios en empresas e iniciativas socioeconómicas, ¿en qué medida crees que esta idea del conocimiento libre puede vincularse con la del software libre más allá de lo técnico?

L.R.: Desde mi punto de vista el gran argumento es puramente pragmático: es más fácil y barato desarrollar cosas nuevas. Al igual que la cienca se basa, teóricamente, en compartir conocimiento y subirse en hombros de gigantes, el conocimiento abierto permite un crecimiento del mismo mayor, puesto que eliges que los demás conozcan las bases y puedan aportar su visión. En términos de software libre, hay productos cuyos desarrollos a base de plugins permiten crear cosas nuevas en muy poco tiempo y con poco esfuerzo. La experiencia que tenemos en mecus.es con WordPress no puede ser mejor: es fácil adaptar desarrollos de terceros y es extraordinariamente gratificante que tu trabajo acabe en código de los desarrollos de otros.

Hay otros argumentos válidos, probablemente de raiz más ética, pero este primero es más fácil de entender y más difícil de refutar.

L.C.: Leía el otro día tu post sobre cómo argumentar a un cliente las ventajas del uso de software libre en sus implementaciones, dónde crees que radica las principales resistencias en los clientes para aceptar el uso de aplicaciones desarrolladas por otros y que las aplicaciones desarrolladas para ellos estén, a su vez, disponibles a terceros?

L.R.: Mi experiencia es que los principales miedos provienen de supuestos riesgos de seguridad. De alguna manera se ha colado en la mente de muchos que un código abierto permite a los malos entrar más facilmente, cuando en la mayoría de los casos es justamente lo contrario. Una segunda razón es algo más realista y proviene de los miedos a la falta de soporte y desarrollo en el futuro, que a su vez proviene de la identificación de que el software libre no puede tener fundamentos empresariales sólidos. Si demuestras a los clientes que hay una industria, un ecosistema sólido que te respaladará en el futuro, tienes mucho ganado. Esto puede ser un hobby, una distracción o una cruzada para muchos, pero para muchos otros es un negocio sólido y de calidad, que responderá brillantemente a los requerimientos y necesidades futuros.

Saber que terceros podrán mejorar el desarrollo y que ellos podrán beneficiarse de forma gratuita de ese trabajo es lo que más les sorpende cuando argumento mi postura.

L.C.: Has notado resistencias a que los códigos/aplicaciones/mashups que se hayan implementado para una empresa estén a disposición, por ejemplo, de la competencia?

L.R.: No, en mi caso no. La razón principal es que el valor añadido de los proyectos que hemos emprendido estaba en la idea del cliente o en la parte de la ejecución que depende de él. Nosotros hacemos realidad lo que el cliente necesita y lo innovador no es, en sí, la ejecución técnica del código, si no tener la idea de ese producto, hacerla llegar a su vez a sus clientes, y llenarla de contenido, que son cosas que sólo ellos pueden hacer. En muchas ocasiones nosotros ayudamos a germinar esas ideas: esos son momentos mágicos en los que uno disfruta mucho.

Pondré un ejemplo: si un nuevo formato le funciona muy bien a un medio de comunicación, son los periodistas que hay detrás los que lo alimentan. Si yo he creado la plataforma con una combinación de herramientas que antes no se habían dado, la competencia siempre podrá desarrollarla, pero irá un paso atrás, no tendrá a esos generadores de contenidos y tendrá más dificultades para avanzar. Y no hay que olvidar que esto también pasa con software privativo: siempre puede crearse una plataforma que replique esas características, pero nunca podrá hacerlo tan bien como el pionero ni aprovecharse de su experiencia.

L.C.: Luis, queremos agradecer el tiempo cedido a esta entrevista. Ya para cerrar, nos gustaría retomar aquello de lo que hablabas antes sobre argumentos, quizas, de tipo ético, válidos para justificar la vinculación del software libre con el conocimiento libre. Como sabrás, en América del Sur hay una demanda creciente de establecer marcos normativos que regulen el uso del software libre en las administraciones públicas y los gobiernos, y también para hacer del software libre una suerte de pauta transversal en las implementaciones de gobierno electrónico… por otro lado, también hay una creciente demanda acerca de la necesidad de hacer del conocimiento un bien público y que, por tanto, ocupe la función social que, muchos aseveramos, ha sido usurpada y minusvalorada a través de años de negación de acceso a conocimientos a las masas. ¿En este contexto, cómo ves tu al papel del conocimiento libre frente a los desafíos socio-políticos de latinoamérica?

L.R.: Mi paso por el mundo académico me enseñó a ser cauto con las predicciones y los consejos, sobre todo respecto a América del Sur, sobre la que sé lo suficiente para darme cuenta de que no conozco apenas nada. Lo que sí creo importante es que se puede aprender de los errores ajenos y que entrar en el segundo ciclo de desarrollo de un fenómeno puede ahorrarte algunos dolores de cabeza y dinero.

El monopolio del conocimiento que algunos sectores tienen no será fácil de destruir, pero no es imposible.

Usando el mismo esquema que señalé antes, hay un argumento pragmático y uno ético, y creo que ambos hay que usarlos en función del público al que esté dirigidos. En primer lugar, el pragmático: abrir el conocimiento puede generar riqueza de forma más fácil que cerrándolo. Hay chicos en latinoamérica que, con poco apoyo y herramientas que tengan, pueden crear cosas con alto valor, multiplicando varias veces la productividad de sectores tradicionales. El segundo argumento tiene que ver con la igualdad de oportunidades, con el derecho que tenemos a demostrar de lo que somos capaces sin que otros nos limiten.

Por otro lado, veo imprescindible que los escasos recursos públicos no sean secuestrados por actores con intereses oscuros o contrarios al bien común.

Por último, en términos sociopolíticos, la apertura del conocimiento debe ser entendida como emancipación de los individuos de las servidumbres y de las manipulaciones. Creo que es imprescindible la organización, no de la sociedad civil, sino de las sociedades civiles, las agrupaciones de individuos para desarrollar proyectos e identidades comunes al margen de las arcaicas estructuras impuestas. Dar conocimiento no es sólo dar poder para hacer cosas, sino dar poder para definirse a sí mismo sin tener que seguir las definiciones que otros nos imponen.

Read Full Post »

Fuente: pagina/12

Simpre libres

Las ideas del ex hacker Richard Stallman, fundador en los años ’80 de la Free Software Association, inspiraron el surgimiento de fundaciones sin fines de lucro, mantenidas gracias a donaciones o venta de productos no informáticos, completamente dedicadas al desarrollo de software libre: programas que cumplen las mismas funciones que los pagos, sólo que son gratis. Hoy pueden encontrarse desde sistemas operativos alternativos hasta aplicaciones sencillas que mejoran el rendimiento del equipo, y para cuyo uso no se necesita ser un experto. Aquí, una selección de los más útiles y prácticos.

Por Javier Alcacer

Hoy, en un mundo en el cual es posible llevar las obras completas de Shakespeare en un teléfono celular, resulta difícil remontarse a los inicios de la computación, es decir, cuando ésta era apenas un pasatiempo de unos pocos estudiantes universitarios. Por aquel entonces el software (es decir, los programas) circulaba de manera libre, sin restricciones: los programadores compartían las aplicaciones que creaban, a su vez, también mejoraban el trabajo de sus colegas, creando nuevas versiones de programas ajenos. Pero hacia fines de la década del setenta, gracias a los avances en la tecnología y la baja en los costos de producción, las computadoras dejaron de ser un lujo del ambiente académico y empezaron a perfilarse como herramienta para el uso hogareño de cualquier hijo de vecino que pudiese pagar lo que pedían por ella. En 1977 fueron cuarenta y ocho mil hijos de vecino, mientras que en el 2001 fueron ciento veinticinco millones; para el año 2002 ya se habían vendido, desde que empezaron a estar disponibles, alrededor de un billón de computadoras. El negocio de la informática en tiempos del liberalismo caníbal de Ronald Reagan no se limitó, por supuesto, a la venta de la computadora, ni a los agregados físicos (el hardware), sino que también llegó a los programas a los que esa flamante pieza tecnológica servía como plataforma: el software, que pasó a ser patentado y a tener copyright, es decir, a ser de uso restrictivo.

Frente a esta comercialización y militando por el software libre, operativo y gratuito, el ex hacker Richard Stallman funda, en 1985, la Free Software Foundation (http://www.fsf.org/). En inglés la palabra “free” refiere tanto a algo gratuito como a la libertad, por ello en el sitio web de la FSF dice: “Lo llamamos free sofware [software libre] porque el usuario es libre”. Otra de las batallas de Stallman se da en el terreno de protección de la privacidad del usuario: “Las corporaciones detrás del software suelen espiar tus actividades y restringirte de compartir programas con otros. Como nuestras computadoras controlan mucha de nuestra información personal y actividades diarias, el software de propietarios representa un peligro inaceptable para una sociedad libre”. En definitiva, el objetivo de la FSF es defender las libertades individuales mediante la democratización de la informática, asegurando el derecho a la circulación y a la modificación de programas, como solía ser en los primeros días de la computación. Para ello la FSF redactó una licencia de software libre, defendiendo los derechos del usuario, a la que aplican gran cantidad de programadores independientes.

Gracias a su trabajo con la FSF, Stallman se convirtió en el héroe de la puja por el software libre, pasó a ser el rostro del movimiento ubicado en la vereda de enfrente de magnates como Steve Jobs y Bill Gates, que, pese a su publicitadísimo compromiso social, ni se plantean abdicar del copyright. Estas ideas inspiraron el surgimiento de fundaciones sin fines de lucro, mantenidas gracias a donaciones o venta de productos no informáticos (gorras, remeras, mousepads, etc.), completamente dedicadas al desarrollo de software libre, como por ejemplo la Mozilla Foundation, responsable del navegador Firefox, el reproductor multimedia Songbird y el cliente de correo Thunderbird, que exhorta a los usuarios a mejorar sus programas. Gracias a este tipo de colaboraciones hoy pueden encontrarse desde sistemas operativos alternativos como el Ubuntu, hasta aplicaciones sencillas que mejoran el rendimiento del equipo, sustituyen programas molestos (que para colmo uno suele pagar) y para cuyo uso no se necesita ser un experto.

Más allá de lo que puedan aportar específicamente cada uno de estos programas que destacamos a continuación, lo verdaderamente importante de ellos es la concientización que generan, el hecho de que también en la virtualidad del software el usuario tiene el derecho a elegir, a modificar (dando origen a una comunidad de programadores esparcidos a lo largo del mundo) y distribuir un programa. Y también, de paso, demostrar que aquel slogan de “caro, pero el mejor” no tiene por qué ser cierto.

Rocket Dock

Otro software exclusivo para Windows, pero en este caso da la opción al usuario de PC de incorporar una de las características más cómodas del sistema operativo de la Mac. El Rocket Dock agrega al extremo de la pantalla de la PC la barra de accesos directos configurable que facilita la ejecución del soft favorito del usuario. Si bien esto puede parecer más que apenas un lifting, poca gente sabe que un escritorio plagado de íconos afecta el rendimiento de la máquina. Para agregar un ícono a la barra del Rocket Dock basta con hacer click en el mouse en el ícono deseado y arrastrarlo hasta la barra. A lo mejor no sea, como asegura el website, el mejor software de todos los tiempos, pero sin dudas es útil. Y también –¿por qué no decirlo?–, muy bonito.

¿De dónde bajarlo?

http://rocketdock.com

Startup Manager

Cuando se enciende una computadora y se inicia Windows, se ponen en marcha de manera automática una enorme cantidad de procesos que el usuario ignora. Muchos de ellos son necesarios para el funcionamiento de la máquina. No obstante, otra gran cantidad son prescindibles, ya que no hacen más que consumir recursos y entorpecer el rendimiento del sistema. Para conocer exactamente qué programas se corren en el inicio y también para impedir su ejecución existe el Startup Manager. Este software libre consiste en un ejecutable liviano que establece un diagnóstico del inicio de la máquina, mostrando cada uno de los programas que se ejecutan con una breve descripción de su función. Una vez allí puede eliminárselos definitivamente del inicio o desactivar temporalmente su ejecución para así comprobar si sirve o no que se abra con Windows. Si bien el Startup Manager viene en inglés, en el sitio oficial se ofrecen traducciones en varios idiomas.

¿De dónde bajarlo?

http://startupmanager.org

Songbird

Cuando allá por el 2006 un puñado de programadores que habían participado en el Winamp dieron a conocer la primera versión de prueba del Songbird, algunos dijeron que había aparecido el asesino del I-Tunes. Al igual que el I-Tunes, el Songbird funciona en Mac y Pc, y reproduce todo tipo de archivo multimedia pero sin hacer problemas por la procedencia del archivo, ni insistir al usuario con que compre música en su tienda online. Además, consume muchos menos recursos del sistema. Entre sus características, vale la pena destacar que el Songbird incluye un navegador, y trae buscadores de mp3 de dominio público, es decir, legales. Pero quizá lo más revolucionario que presenta el Songbird –cuya primera versión definitiva tiene poco más de un mes– es la difusión de agregados creados por los usuarios. Por medio de ellos se puede hacer prácticamente de todo, por ejemplo: personalizar la visualización, desplegar la letra de la canción que se está escuchando, agregar radios online, interactuar con el Facebook; sin embargo, es fundamental señalar que el Songbird ofrece la posibilidad de instalar el soporte para el I-Pod (aparatito fashion, sí, pero tiránico, ya que obligaba a usar el I-Tunes y, gracias a ello, Apple consolidó el monopolio de la música online). El Songbird, punta de lanza de la Mozilla Foundation, es un extraño caso de un software cuyo mayor atractivo radica en su eterna construcción y el panteísmo autoral que propone.

¿De dónde bajarlo?

http://www.getsongbird.com

OpenOffice.org

La base de este grupo de aplicaciones pensado como alternativa al Microsoft Office fue creada por unos programadores alemanes con la intención de comercializarlo. Sin embargo, en 1999, cuando la empresa Sun Microsystems lo adquirió, optó por ofrecerlo como software libre. De apariencia similar a su competidor –lo cual facilita la migración– el OpenOffice.org (“Open office” solo estaba registrado, por eso se le agregó el “punto.org”) incluye: el procesador de texto Writer, un programa de hojas de cálculo llamado Calc, Impress, un diseñador de presentaciones y programas algo más especializados para tratar bases de datos y fórmulas matemáticas. Si bien los archivos se guardan en formatos exclusivos de OpenOffice, también es posible hacerlo en formatos compatibles con Microsoft Office. La última versión apareció en octubre del año pasado y funciona a la perfección tanto en PC como en Mac. Además, existen versiones “portables”, es decir, que se ejecutan directamente sin necesidad de instalar nada en el sistema.

Por supuesto, un proyecto tan operativo y simple como Open Office provocó cierto malestar en el establishment. Hace dos años, Microsoft acusó a los programadores de haber utilizado software patentado en su programación. La denuncia no pasó de ser una muestra más del desprecio de Microsoft frente al software libre, ya que al día de hoy nunca se molestaron en especificar cuáles eran estos programas con copyright que se había usado para crear el verdugo del Microsoft Office.

¿De dónde bajarlo?

http://es.openoffice.org

Recuva

Antes de leer el texto a continuación, hay que instalar este programa. La urgencia se debe a que esto mejora su funcionamiento. Pero ¿qué hace el Recuva? El Recuva es otra aplicación mínima que ahorra gran cantidad de disgustos al usuario, ya que, en estos días en los cuales la escritura en la computadora supera en aficionados a la escritura a mano, el Recuva recupera archivos que se borran o desaparecen de la máquina, ya sea por un espasmo que aprieta el botón equivocado, un virus, un corte de luz o algún motivo más extraordinario (siempre y cuando el equipo quede en una pieza). Para ello conviene instalarlo antes de la emergencia, ya que la instalación de un programa consiste en agregar nuevos datos al disco rígido, alejando las posibilidades de recuperar la información perdida. Pero no sólo sirve para recuperar archivos en la máquina sino que Recuva también funciona en pen drives, cámaras de fotos y reproductores de mp3. Es necesario tener bien claro que esta operación tan delicada, como decía Tusam, puede fallar. Sin embargo, el elevado margen de efectividad obliga a hacer el intento. Por el momento, Recuva está disponible sólo para Windows.

¿De dónde bajarlo?

http://www.recuva.com

Task Killer

El minúsculo tamaño del Task Killer puede engañar, pero de ninguna manera se corresponde con su utilidad. El hecho de que sea exclusivo para Windows no debería despertar celos, ya que el Task Killer es especialmente útil para cuando la máquina se traba, lo que en la Mac sucede con menor frecuencia. Cuando un programa se traba y no se lo puede cerrar suele combatírselo con la combinación “ctrl/alt/delete”, que rara vez soluciona la situación. Ahora, con el Task Killer, aquella secuencia queda obsoleta. Al ejecutar este soft se agrega un ícono al margen derecho inferior de la pantalla (junto a la hora); al clickear se abre una ventana que muestra qué procesos se están llevando a cabo en la máquina y cuánta memoria consumen (al igual que el Startup Manager, revela programas que se ejecutan automáticamente sin nuestro conocimiento ni consentimiento). Allí, los programas que no responden aparecen destacados en letra roja y basta con un simple click para cerrarlos. El Task Killer resulta una herramienta fundamental, cuyo uso se recomienda de manera conjunta con la barra del Rocket Dock.

¿De dónde bajarlo?

http://www.rsdsoft.com/task_killer/index.php4

Read Full Post »

Fuente: rebelion

El Estado venezolano avanza en la conformación de un marco normativo en materia de Tecnologías de Información (TI). Este jueves 29 de enero de 2009 fueron publicadas en la Gaceta Oficial Nro 39.109 las primeras tres normas técnicas promovidas por el Centro Nacional de Tecnologías de Información (CNTI), aprobadas por el Ministerio del Poder Popular para las Telecomunicaciones y la Informática (Mppti).

A partir del momento de esta publicación, el uso de los formatos de archivos ODF y PDF, así como las características mínimas de los portales web de la Administración Pública (AP) cuentan con el soporte jurídico que garantizará la gobernabilidad de las TI en la AP.

Para la conformación de estos parámetros técnicos en el ámbito informático, el ente adscrito al Mppti realizó Mesas Técnicas de Normalización y un proceso de consulta pública, donde se promovió la participación ciudadana en la gestión gubernamental, con la actuación de los integrantes del Ecosistema Tecnológico Nacional (comunidades organizadas, unidades productivas, Industria Nacional de TI, Comunidad de Software Libre, especialistas independientes e instituciones gubernamentales).

El formato ODF para archivos de documentos editables en procesador de texto, hojas de cálculos y presentaciones, así como el PDF -correspondiente a archivos de documentos no editables- que servirá para preservar los contenidos de los documentos generados en forma electrónica, se promueven para dar fiel cumplimiento al Decreto 3.390 que establece el uso prioritario del Software Libre desarrollado bajo estándares abiertos en el sector Gobierno.

En cuanto a los portales de internet se proponen requisitos mínimos para el desarrollo, implementación y producción de las páginas web gubernamentales (consideraciones de navegabilidad, diagramación gráfica, meta etiquetas, políticas de seguridad, juego de caracteres, lenguaje script, hoja de estilos en cascada y versión de HTML).

Read Full Post »

Fuente: El País

La crisis económica y tropiezos de Microsoft como Windows Vista hacen que un creciente número de usuarios de ordenadores sientan curiosidad por los programas libres. Hasta ahora, la iniciativa que ha tenido más éxito es la de Firefox, el navegador de Internet que ya es empleado por el 21% de los usuarios, pero existen alternativas para los programas privativos casi en cualquier tarea que pueda realizarse con un ordenador, y muchas de ellas muestran una popularidad creciente.

Las cualidades de Firefox se ponen de manifiesto en los llamados complementos. Al ser un programa abierto, cualquiera puede crear libremente aplicaciones que se integran en el navegador. Así, existen complementos que permiten escuchar la radio, que impiden que se carguen anuncios, o que sincronizan los favoritos entre distintos ordenadores. Todo gratis, creado por usuarios.

Pero el gran paradigma de los programas libres es el sistema operativo Linux. Aunque apenas lo emplea un 1% de los usuarios de ordenadores, crece continuamente de la mano de dos tipos de máquinas contrapuestas: los grandes servidores, dado que no existen apenas virus que lo ataquen y resulta bastante robusto, y los pequeños miniordenadores que fueron un éxito estas Navidades, y a los que algunas de las versiones de Linux se adaptan con facilidad. Además, al ser un sistema gratuito, los equipos resultaban por término medio 50 euros más baratos.

Hasta recientemente, la instalación de Linux era bastante complicada a partir de cero, lo que disuadía a los usuarios. Sin embargo, se han desarrollado distribuciones más asequibles, como Ubuntu, con entornos gráficos de fácil comprensión, y que permiten la convivencia en el mismo ordenador con Windows.

Entre los miles de personas de todo el mundo que contribuyen al desarrollo de Linux hay numerosos españoles. Incluso existe una página de Chicas Linux, una de cuyas responsables, Miriam Ruiz, está implicada en el desarrollo de Debian, concretamente en el apartado de videojuegos y en una naciente distribución específica para niños.

Para explicar las horas sin retribución que dedica a este proyecto, Ruiz afirma que “el software libre no va de regalar, sino de recibir. Por cada granito de arena que yo pueda aportar, recibo una playa entera. Y, a nivel afectivo, el sistema acaba por ser casi tan mío como si lo hubiera hecho yo entero, pero sin tener que poner todo el trabajo”.

También hay informáticos y un creciente número de empresas que viven de Linux. “Hay empresas relacionadas con Linux que viven del hardware, de las consultorías o de los servicios en línea, y a las que les beneficia que el software sea libre”, explica Ruiz.

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 102 seguidores