Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Trabajo colaborativo’ Category

El programa Compartim del Departamento de Justicia de la Administración de Cataluña ha publicado el libro “El trabajo Colaborativo en la Administración”, como parte de su tarea en la Gestión de Conocimiento en las Administraciones Públicas. Estimo se trata de un documento sumamente interesante, ya que es posible que el programa Compartim sea  la experiencia más cercana a la del Foro de Responsables Informáticos en la Administración Pública de Argentina.

Fuente: Artículo de Dolors Reig presentando el libro

Descarga del libro El Trabajo Colaborativo en la Administración (272 páginas, PDF, 4MB)

Read Full Post »

La perspectiva de las comunidades de práctica es un enfoque sumamente interesante por su simplicidad, amplitud y ubicuidad. Nos dirige hacia el mundo del conocimiento tácito, en el contexto de la práctica, donde la noción de conocimiento tiende hacia lo relacional, sin descartar su dimensión individual.

El artículo completo está en la página Notas sobre Comunidades de Práctica

Read Full Post »

Fuente: barrapunto

El lema de este año de Picnic08 es “ayúdanos a crear el futuro”, y la jornada inaugural de hoy ha contado con un minidebate sobre las formas de la creación colaborativa a cargo de Charles Leadbeater (antiguo colaborador de Tony Blair y autor de We Think) y Clay Shirky (profesor de la NYU y teórico sobre las estructuras colaborativas en Internet). Clay Shirky intervendrá mañana en solitario para hablar de ese “superhábit cognoscitivo” que alimenta Wikipedia y otros proyectos libres. Los videos de las sesiones se irán colgando en su web, pero también se puede ver Picnic 08 en directo

Read Full Post »

Fuente: infosiu

La historia del sistema SIU-Guaraní, entendida como proyecto de trabajo colaborativo, ha sido publicada en el sitio Web de UNESCO. Se trata de un espacio en dicho portal donde se invita a las instituciones a enviar sus casos exitosos para que sean difundidos a través de Internet, con el objetivo de que otras organizaciones puedan aprender y replicar este conocimiento.

Información para Todos (IFAP según sus siglas en inglés) forma parte de los programas intergubernamentales de la UNESCO, y su objetivo es promover las buenas prácticas en el uso de la información como herramienta de desarrollo a nivel mundial. El en sitio Web se explica que “las historias reunidas en esta plataforma proveerán ejemplos prácticos que servirán de inspiración a otros y darán cuenta de la importancia crítica que tiene la información en el desarrollo de las organizaciones”.

La convocatoria del IFAP intenta difundir casos que describan cómo las personas se ven beneficiadas a partir del uso de la información. De este modo se espera poder identificar las formas en las que las personas, en sus ámbitos locales, usan la información para resolver sus temáticas particulares.

Los proyectos que lleva adelante el SIU se encuentran estrechamente ligados a los lineamientos planteados en la convocatoria de UNESCO, tanto en sus objetivos como en la metodología planteada. A continuación, se sintetizan las principales ideas fuerza del artículo publicado en el sitio Web de UNESCO (la versión completa puede consultarse en www.unesco.org/webworld/en/ifapstories).

Las personas como actores necesarios en el desarrollo de un proyecto informático: El SIU decidió desarrollar un proyecto autosustentable que fuera lo suficientemente flexible para abarcar las distintas realidades académicas. Para ello trabajó con los equipos técnicos de varias universidades que aportaron los conocimientos específicos de cada institución al servicio del sistema.

El cambio cultural en el uso de la información: Partiendo de un mapa universitario compuesto por 39 universidades con una organización y legislación muy diversa, -un escaso uso de herramientas informáticas y, en muchos casos, la falta de una visión integrada de la organización-, se ha podido lograr, luego de diez años de trabajo, un profundo cambio cultural. A partir de la implementación del SIU-Guaraní los estudiantes pueden realizar consultas e inscribirse a cursadas y a exámenes a través de Internet o teléfonos celulares. Los docentes pueden llevar el registro de sus clases y cargar las notas vía Web. Asimismo, las áreas directivas de las universidades, mediante la utilización de herramientas Data Warehouse, pueden analizar la información a partir de datos provenientes del SIU-Guaraní, lo cual resulta de gran utilidad para la toma de decisiones.

El trabajo colaborativo en red: La implementación de este proyecto es diariamente llevada a cabo a través de una red de personas y prácticas. El personal administrativo participa en reuniones donde se decide democráticamente qué mejoras se harán en el sistema, se analizan problemas comunes y también se brindan soluciones mediante listas de mails. Por otra parte, la implementación del SIU-Guaraní ha promovido la comunicación interna entre los usuarios de las universidades, que a partir de la implementación han comenzado a entender la importancia de mantenerse conectados. Los técnicos informáticos también participan activamente en foros de discusión y además desarrollan personalizaciones que luego son compartidas con el resto del sistema universitario.

La formación de un círculo virtuoso: Las capacitaciones que organiza el SIU para técnicos y usuarios administrativos son luego replicadas en las universidades como mecanismo de expansión del conocimiento. Al mismo tiempo la información y las personalizaciones son compartidas a través de las listas de correo y el sitio Web. Por otra parte, las reuniones donde los usuarios se encuentran cara a cara representan otro mecanismo para reforzar el sentido de pertenencia al proyecto.

Estos párrafos dan cuenta de los principales lineamientos de trabajo que se ponen en práctica desde el SIU-Guaraní (y desde los demás proyectos que impulsa el SIU). La publicación del caso refuerza la idea de que esta metodología transciende la problemática académica argentina y podría ser aplicada a otros proyectos informáticos que involucren diversidad de personas y procedimientos. La difusión de casos exitosos y la potencial incorporación de este conocimiento a otras instituciones es un avance conjunto hacia las mejores prácticas institucionales.

Read Full Post »

Nota: Esta no es una noticia nueva, pero sin embargo es importante, en cuanto que hace a la sustentabilidad de un proyecto pionero en el trabajo colaborativo en el Estado Argentino.

Fuente: infosiu

El 2008 empezó con un cambio que nos llena de satisfacción: luego de más de diez años de proveer soluciones informáticas y servicios a las Universidades Nacionales, el SIU se ha conformado como un Consorcio de Universidades.

Este paso, en primer lugar, asegura la continuidad del espacio de trabajo y permite que las universidades continúen utilizando los productos y servicios SIU. También les posibilitará a sus miembros el desarrollo de nuevas vinculaciones tecnológicas con otras instituciones.

Para nosotros, es la coronación de tantos años de proveer soluciones a las universidades, pero fundamentalmente, de construir un modo particular de trabajo, basado esencialmente en una filosofía colaborativa.

Las tres instituciones que inician este cambio son las Universidades Nacionales de la Plata, Misiones y Salta, quienes son los Miembros Fundadores del Consorcio. Todas las Universidades Nacionales del país están invitadas a sumarse al Consorcio. Creemos que la participación de cada una de las instituciones en el proyecto es esencial para lograr su consolidación. En el sitio Web del SIU están a disposición el estatuto del Consorcio recientemente firmado y una nota modelo para los interesados en formar parte del Consorcio.

La mejor manera de conocer el espíritu del proyecto es escuchar a los propios protagonistas, para lo cual cedemos la voz a las tres Universidades Miembros. En diálogo con InfoSIU, Carlos Cadena, Vicerrector de la Universidad Nacional de Salta, Javier Díaz, Director del C.E.S.P.I. y ViceDecano de la Facultad de Informática de la Universidad Nacional de La Plata y Horacio Kuna, Responsable de los sistemas de información de la Universidad Nacional de Misiones, hablan sobre la importancia de la conformación del Consorcio, sobre cuáles consideran que son las prioridades para el proyecto, y sobre el futuro que desean o imaginan para este Consorcio.

InfoSIU: ¿Por qué es importante la conformación del Consorcio?

Horacio Kuna: Es importante la conformación del consorcio porque significa la posibilidad de continuar y potenciar un proyecto único de trabajo colaborativo en el ámbito universitario en América. Lo cierto es que si no se conformaba el consorcio, el SIU simplemente se disolvía, ya que no podía seguir funcionando dependiente de la SPU. Claro que también es importante el consorcio para conseguir mejorar aún más los sistemas de información universitarios, ofrecer servicios a terceros, lograr una estructura estable dentro del SIU, lograr financiamiento genuino y dar respuesta a las necesidades del mercado.
Como responsable de los sistemas de información de la U.Na.M, este consorcio en lo inmediato me garantiza la estabilidad, el fortalecimiento y la permanencia de los sistemas que actualmente el SIU desarrolla y promueve. Sólo por un momento imaginemos un escenario en el cual el SIU se disolvía: esto hubiese implicado retroceder 13 años, cuando cada universidad “hacía lo que podía” con sus sistemas de información.

Carlos Cadena: El consorcio es importante porque es un buen momento para demostrar que las universidades podemos asociarnos y tener un proyecto común relacionado con nuestras necesidades básicas de contar con herramientas comunes en el sistema universitario. Por años en las universidades argentinas habíamos padecido el hecho de no contar con números concretos, números reales, números significativos, y el SIU ha venido demostrando que es una herramienta verdaderamente útil para la gestión. Creo que la consolidación de este consorcio va a permitir llevarlo más allá en el tiempo y mostrarle a la sociedad que efectivamente las cifras que se manejan son públicas, son reales y están al alcance de cualquiera.

Javier Díaz: La universidad antes era vista como un cliente del SIU, ahora se trata de desarrollar un tipo de liderazgo donde las universidades sean socias, es decir, que tomen un rol más protagonista. Para las universidades el uso de sistemas de información está naturalizado, pero para la comunidad cercana de los municipios, los hospitales, los ministerios provinciales y de otros organismos no es tan común el hecho de que los sistemas de información se integren y que se construyan herramientas para la toma de decisiones. La idea es extrapolar este modelo que para la universidad está funcionando, y lograr un mayor impacto hacia el interior de las propias universidades y también hacia el medio, como un mecanismo de integración con el mismo y también como un mecanismo de sustentabilidad del SIU.

InfoSIU: ¿Cuáles son las prioridades para el Consorcio?

Javier Díaz: Creo que hay que pensar en las características locales de nuestro país y usar las fortalezas que tenemos, en cuanto a la capacidad de los informáticos, los conocimientos de los sistemas, la experiencia para abordar cuestiones de nuestra realidad, nuestras regiones y nuestra sociedad.
No es fácil copiar un modelo de solución para cualquier realidad. Creo que si se usa la experticia, el know how y los casos exitosos en distintas áreas de las administraciones de las universidades y se aplica a otros sectores de la sociedad, puede ser muy provechoso. Es una gran área donde poner el foco: determinar a partir de las necesidades de la realidad que nos rodea, qué cosas podemos aportar desde las fortalezas del SIU para tener nuevas soluciones integradas que nos potencien regionalmente. En la sociedad de la información hay una sociedad que está muy globalizada pero que está apoyada sobre cuestiones que son muy regionales y muy locales Esas necesidades locales y regionales son las que podríamos atender desde este Consorcio.

Horacio Kuna: Desde mi punto de vista, la prioridad es conseguir que la mayor cantidad de universidades se adhieran al Consorcio, creo fundamental que se comprenda la ventaja que implica para las universidades la conformación del Consorcio. El próximo paso tiene que ver con el desarrollo de un plan de trabajo, uno de cuyos elementos es la elaboración de un plan de negocios que defina, entre otros elementos, las líneas de trabajo hacia dónde apuntará el consorcio, así como sobre qué estándares tecnológicos se basarán los desarrollos y servicios que se brinden.
Uno de los objetivos del consorcio es promover soluciones de gobierno electrónico, esto implica, entre otras cosas, la posibilidad de que el Consorcio junto con una universidad pueda brindar algún tipo de servicio relacionado con los sistemas de información a un municipio o al gobierno provincial, por ejemplo. Es fundamental establecer estándares de calidad generales que garanticen un nivel uniforme de los servicios que se brindan, así como algún mecanismo de certificación y de control de los estándares de calidad establecidos y de las acciones que se emprenden.

Carlos Cadena: Lo primordial es que se sostenga en el tiempo. Dentro de los objetivos está planteado que el proyecto perdure en el tiempo, que se sostenga y que se vaya extendiendo a otras áreas de interés. Sería una forma de mostrar que, si en el sistema universitario esto ha venido funcionando bien, ¿por qué no va a funcionar bien en otras áreas de la sociedad relacionadas fundamentalmente con el Estado?

InfoSIU: ¿Cuál es el futuro imaginado y deseado para el Consorcio?

Carlos Cadena: El futuro deseado es aquello que te mencionaba anteriormente, pero en mayor escala, ¿por qué no soñar con que estas ideas de administración, de gestión y también de control, podrían ser instaladas en otros ámbitos de la administración e incluso en otro ámbito de la administración de otros países? Esto que tan bien funciona dentro de nuestras universidades, ¿por qué no aplicarlo conceptualmente en otros sitios? Sería muy bueno que esto pudiese ser aprovechado por otras áreas de la administración, eso coronaría el trabajo de tantos años realizado por este grupo.

Javier Díaz: Creo que en la medida en que la gente se dé cuenta de que puede ser no solo un actor de reparto sino protagonizar una evolución de soluciones locales, y que a partir de esas soluciones locales lograr una integración regional, se va a lograr un cambio radical. En general, uno no es conciente de las cosas que puede hacer hasta que efectivamente las realiza. En ese sentido el SIU realmente nos puede permitir una integración regional en Latinoamérica, aprovechando que no existe una barrera de idioma ni de cultura. El SIU tiene ese potencial, pero tienen que proponérselo, y tiene que basarse en las cosas cotidianas que se pueden construir a partir de las pequeñas realidades y de los pequeños emprendimientos. El SIU nunca ha prometido cosas imposibles, y en ese sentido tenemos que seguir dando pequeños pasos; después de algunos años, seguramente nos encontraremos con que hemos hecho un gran recorrido.

Horacio Kuna: Imagino al consorcio SIU como un centro de referencia a nivel Mercosur en todo lo relacionado con los sistemas de información universitario, el gobierno electrónico y business intelligent. Imagino al consorcio ofreciendo sistemas para la comunidad universitaria que satisfagan todas las necesidades existentes. Imagino al consorcio brindando servicios a terceros, integrando acciones con las UUNN. Imagino al consorcio autosustentado. Imagino al consorcio con personal altamente capacitado trabajando en condiciones de estabilidad y seguridad. En definitiva, imagino un proyecto consolidado que se relaciona con una filosofía de trabajo que se sustenta en la innovación, el trabajo colaborativo, la calidad, responsabilidad, y que pone a la Tecnología de la Información al servicio de la gente.

Acerca del Consorcio SIU:

  • Para formar parte del Consorcio como Miembros Asociados, las Universidades Nacionales deben enviar una carta al SIU solicitando la adhesión. La carta modelo se encuentra disponible en el sitio Web.
  • El Consorcio cuenta con un estatuto que puede solicitarse al SIU por vía telefónica o por mail.
  • Las soluciones informáticas SIU y sus nuevas versiones seguirán siendo gratuitas para todas las Universidades Nacionales.
  • Los talleres, las tutorías y las capacitaciones seguirán siendo gratuitos para todos los técnicos y usuarios de las Universidades Nacionales.
  • Los técnicos del SIU continuarán asesorando gratuitamente a todas las Universidades Nacionales en la implementación y personalización de los sistemas.
  • Las actas de los Comités de usuarios y de técnicos continuarán estando en línea, disponibles para todos los usuarios de los sistemas SIU.
  • La documentación sobre los sistemas del SIU (por ejemplo, los manuales de procedimiento) continuarán estando a disposición de todos los usuarios de los sistemas SIU.
  • Las listas de correo de usuarios, técnicos y autoridades continuarán funcionando para todos los usuarios de los sistemas SIU.
  • Las Universidades miembro del Consorcio podrán generar nuevas vinculaciones tecnológicas con otros organismos transfiriendo los productos del SIU.

Read Full Post »

Fuente: casidiablo

Teniendo posición tomada respecto al trabajo colaborativo, no puedo dejar de lado la introducción a este interesante artículo:

Hay una línea que separa a los usuarios de sistemas operativos Gnu/Linux en dos grandes grupos. Por un lado están los que al usarlo se llenan de alegría, satisfacción, conocimientos, espíritu de ayuda y un altruismo maravilloso; gente que no critica sin tener conocimientos ni fundamentos (que no se mete donde no debe); gente que le gusta ayudar, probar, intentar, fracasar, volver a intentar, aprender, vivir. Por otro lado están los “otros”, personas egocéntricas y que sin conocer mucho de “que va el rollo” ya se sienten parte de la “elite”; usan distribuciones solo por el placer de burlarse de los que usan Windows.

Es una línea muy delgada, casi imperceptible, y por tanto corremos el riesgo de pasar de un lado al otro, a veces sin darnos cuenta. Este artículo es para los usuarios Gnu/Linux del primer grupo, gente altruista y con sed de conocimientos. Ese altruismo hace que nos convirtamos en “evangelizadores” (por llamarlo de alguna manera); personas con ganas de transformar para bien a nuestros amigos y queridos. Siendo así, hablaremos un poco del cómo ayudar a otras personas a conocer el maravilloso mundo de Gnu/Linux, SIN recurrir a tontos métodos que nos hacen quedar siempre mal (como hacer críticas destructivas, presionar, imponer, insultar, etc.).

Artículo completo

Read Full Post »

El exitoso proyecto GNU-Linux ha incorporado al escenario informático global un sistema operativo estándar aplicable a cualquier plataforma, un logro inalcanzable para cualquier empresa.

A partir de la ocurrencia de este y de otros avances relevantes, muchos creen, y con razón, que el Software Libre es “algo más que software”, aún cuando les resulta difícil definir esta idea intuitiva con mayor precisión.

Recientemente [1] planteamos que el “algo más” está en su dimensión social, materializada en la emergencia de comunidades socio-técnicas que desarrollan innovaciones sobre el plano tecnológico y organizativo, asumiendo un conjunto de valores propios.

Entendemos que fenómenos emergentes como el del Software Libre no constituyen un proceso aislado, sino que el mismo está embebido en un cambio paradigma tecno-económico: el pasaje desde la sociedad industrial de producción masiva hacia la sociedad del conocimiento.

Incorporarse al nuevo paradigma es, principalmente, una cuestión de supervivencia. Implica abandonar los viejos esquemas tayloristas de las organizaciones basadas en compartimientos estancos, y sustituir el concepto de “recurso” por el de “persona”.

Se trata de impulsar la creatividad, el trabajo en equipo, la iniciativa, la imaginación y la colaboración, todo lo cual representa un vasto potencial humano casi inutilizado hasta ahora.

Es hora de hacernos cargo de que el conocimiento no es información: sólo es capacidad humana, y como tal, es esencialmente social.

La pregunta obvia es: ¿qué podemos hacer para incorporar a nuestras organizaciones en esta movida?.

Algunas respuestas posibles:

* Promover las redes descentralizadas que aporten lo que no está al alcance de la organización formal, desatando la iniciativa de las personas mediante la delegación de poder, la participación y la autonomía, manteniendo al mismo tiempo la coordinación estratégica.

* Promover el desarrollo grupal de conocimiento, trabajando con grupos presenciales y virtuales sin jerarquías (grupos planos), priorizando aquellos proyectos, tareas o grupos donde se identifique la necesidad de innovar.

* Fomentar los valores del nuevo paradigma como la colaboración, comunicación, iniciativa, informalidad, etc.

* Avanzar con perfil bajo, paso a paso, realimentando la estrategia a medida que se desarrollen las experiencias.

Para aquellos que estén interesados en profundizar estos conceptos, les recomiendo el siguiente artículo y su bibliografía:

[1] Trabajo en colaboración y Conocimiento Libre en el Foro de Responsables Informáticos, JSL2007 – 36JAIIO

Read Full Post »

El pasado jueves 30 de agosto presenté este trabajo en las Jornadas de Software Libre (JSL 2007) de las 36º JAIIO en Mar del Plata, cuya intención es reflejar las experiencias de trabajo colaborativo en el Foro, y aportar un marco teórico adecuado a las mismas, enfocando a los procesos de creación de conocimiento.

Bajar las diapositivas de la presentación (formato PDF)

Bajar el trabajo (21 páginas, formato PDF)

Read Full Post »

Autor: Ricardo Pluss

Algunos comentarios escuchados en una reciente reunión me motivaron a escribir algunos conceptos sobre la creación de conocimiento en los grupos del Foro[0]. Es un tema que estudio desde hace tiempo, y quiero compartirlo con ustedes. Espero que se sientan libres de opinar, y lo hagan respondiendo con comentarios en este blog o si prefieren por via privada, a mi correo rpluss(arroba)gmail.com.

¿Estamos gestionando conocimiento?
R: Al menos en los discursos, se considera al conocimiento como la dimensión más importante de las organizaciones. Sin embargo, ante las diferentes interpretaciones sobre qué es la gestión de conocimiento, aclaro que me refiero a la creación de conocimiento de Nonaka [1], a diferencia de los que enfatizan sobre la apropiación del mismo. En este sentido, decimos que en el Foro se construye conocimiento.

¿Qué es el conocimiento?
Como dice Javier Martínez [2], el conocimiento no es un objeto ni un contenido. Podemos hablar de gigas de información, pero el conocimiento reside en las personas que lo han adquirido y les otorga competencia para resolver problemas. Tiene que ver con la práctica y con la acción.

¿Hay un solo tipo de conocimiento?
Nonaka define dos dimensiones: conocimiento explícito y conocimiento tácito. El primero se caracteriza por ser objetivo y transmitible, mientras que el último es de naturaleza subjetiva y aún inconsciente, difícil de transferir a otras personas.

¿Cuáles son las bases para crear conocimiento?
Según Nonaka, la creación de conocimiento ocurre en los procesos de transformación del mismo en una dimensión o en el pasaje de una a otra, aclarando que éstos son procesos sociales. Las condiciones propicias para la creación de conocimiento implican valores apropiados, diferentes a los tradicionales, que aplicados a la práctica resultan en reglas de juego diferentes. Pongamos como ejemplo las reuniones de los grupos del Foro: la asistencia no es obligatoria, no hay definición previa sobre los roles que le corresponden a las personas, no hay jefatura sino coordinación, se construyen consensos para obtener las conclusiones. En otras palabras, es una organización democrática.

¿Cuáles son los problemas de las organizaciones con el conocimiento?
Gestionar conocimiento implica, en primer lugar, crearlo. Esta es una meta imposible de lograr sin abandonar a la vieja cultura taylorista, desarrollada en un contexto muy diferente al actual. Si no consideramos a las personas como tales, en lugar de simples recursos, estamos perdidos. Recordemos que Henry Ford recomendaba a sus empleados “dejar el cerebro en casa”. Martin Fowler explica muy bien este problema en ambientes informáticos [3]. Las organizaciones necesitan alentar la colaboración y desalentar la competencia entre las sus empleados, pero el viejo paradigma está muy arraigado y resiste.

¿Cuál es el modelo cognoscitivo?
La experiencia en el estudio de lo que ocurre en el Foro indica que hay que avanzar sobre las fronteras de las especialidades. Las respuestas no surgen de las tecnologías informáticas sino de la incursión de informáticos en nociones elementales de otras disciplinas muy diferentes. Los resultados que pueden obtenerse por esta vía no son alcanzables convocando especialistas de dichas ciencias que carecen de las vivencias y conocimientos del informático. En este sentido, Nonaka relata que las organizaciones japonesas suelen rotar a sus mandos medios en funciones muy diferentes tales como producción y marketing.

¿Conclusiones?
La economía del conocimiento es la meta, y los cambios van inexorablemente en esa dirección. Es difícil cambiar de paradigma, pero este se impondrá de todas maneras y llegar últimos no nos beneficiará.
No olvidemos el papel de las comunidades del Software Libre en todo esto, y en especial a su proyecto insignia: Linux.

Referencias bibliográficas
[0] Foro de Responsables Informáticos de la Administración Pública Nacional, ONTI, Argentina.
[1] Ikujiro Nonaka y Hirotaka Takeuchi, La organización creadora de conocimiento, Oxford University Press, 1999
[2] Martin Fowler, La nueva metodología, 2003
[3] Javier Martínez Aldanondo, El suicidio de la gestión de conocimiento, 2006

Read Full Post »

Dicen que los informáticos somos raros. Lo cierto es que nuestra profesión está sujeta a un proceso continuo de cambios, que cada vez se acelera mas. La adaptación a esta dinámica es un verdadero desafío, y seguramente, eso nos hace “raros”. Pocas o quizás ninguna profesión tiene estas exigencias, y sin duda nos estimula a generar mecanismos de adaptación sobre nuestra manera de pensar y trabajar.

Por otra parte, somos parte de una sociedad que también evoluciona, en donde están presentes dos tendencias opuestas, según pongan el centro en la tecnología o en la gente.
En el primer caso, florece el “tecnocentrismo” o “fetichismo tecnológico”: el énfasis se pone en los productos de “última tecnología” y la prioridad está en consumirlos.
En el segundo, nuestro caso, identificamos a la tecnología como un proceso social, como lo es el conocimiento. Coincidimos con Nonaka, quien plantea que el conocimiento tiene dos dimensiones: el explícito, que es formal y que encontramos en libros, clases magistrales, etc, y el tácito o informal, que está sumergido en la subjetividad del individuo, asociado a sus creencias y valores, y que es de difícil o imposible transmisión.

Centrándonos en las personas como fuente de creación de conocimiento, no es tan difícil imaginar la posibilidad de contribuir a un proyecto colaborativo que aporte soluciones a la informática del Estado, justamente aquellas que resultan prácticamente inalcanzables para las organizaciones formales, basadas esencialmente en jerarquías compartimentadas, y modos de relación basados en valores formales y explícitos. Y esto también tiene sentido político, en cuanto a que contribuye al fortalecimiento del Estado.

La esencia del Foro de Responsables Informáticos es la creación colaborativa de conocimiento en espacios informales, modalidad que se difunde en el mundo desde la aparición de internet, y que ha tenido logros notables, tales como el proyecto Linux. Y aquí la motivación, el compromiso y los lazos de confianza son factores clave, relacionados con posibilidades de desarrollo personal y grupal impensables unos años atrás. Mientras tanto, predomina en el marco socio-institucional, o sea en nuestras organizaciones, el “sentido común” de la sociedad industrial de producción masiva, acorde con la legendaria consigna de Henry Ford “dejen el cerebro en casa”.

Las contribuciones que podamos hacer en esta dirección no quedarán limitadas a la informática, sino que influirán en todas las actividades intensivas en conocimiento que se desarrollen en nuestra sociedad. En ese sentido, abrirían inmensas posibilidades a nuestros sistemas de Educación, Salud y Tecnología. Todo esto tiene sentido, mas aún si nuestra meta no consiste solamente en mejorar la calidad de nuestras vidas, sino también la de nuestros hijos. En definitiva, se trata de construir un país mejor.

Ricardo Pluss

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores