Fuente: puntogov

Francisco García Morán (*), de la Unión Europea

La interoperabilidad como objetivo
Es el titular de la Dirección General de Informática de la Comisión Europea y es uno de los funcionarios que mejor conoce la realidad del viejo continente en materia de gobierno digital. En su entrevista con PuntoGov habla de interoperabilidad, del consenso entre los distintos países y de las prioridades que han establecido.
-¿Cuál es su función en la comisión europea?
-Como responsable de un programa de Administración Electrónica a nivel de la Unión Europea (UE), crear el entorno necesario para que los países miembros de la Unión Europea sean capaces de hacer interoperar sus sistemas de información. No gestiono la informática de las otras instituciones de la UE, como el Parlamento o el Consejo ni tampoco la de los Estados, que son soberanos. Pero esto no significa que no haya coordinación. Presido el comité interinstitucional de todos los responsables de informática de las instituciones de la UE y decidimos hacer muchas cosas en común, como por ejemplo, intercambiar las mejores prácticas, adoptar las mismas tecnologías y compartir soluciones. También soy primus inter pares para la gestión de la informática interna de la comisión europea, que tiene 35000 funcionarios, con oficinas en Luxemburgo y Bruselas, centros de investigación y representaciones en los países miembros de la UE y más de 120 embajadas alrededor del mundo.

-¿Qué nivel de prioridad tiene el gobierno electrónico para la comisión?
-Las prioridades políticas son prioridades de muy alto nivel, como el crecimiento, el empleo o el medio ambiente. El gobierno electrónico es transversal. Puede contribuir a hacer mas eficaz la implantación de estas políticas. Hoy día cualquier legislación que se ponga en marcha tiene un componente de sistemas de información. Si queremos que el mercado interior se desarrolle en la UE, si queremos que la economía funcione a nivel europeo, si queremos resolver juntos los problemas del medio ambiente y del cambio climático, todas los sistemas de información nacionales y de las instituciones europeas deben interoperar para el beneficio de los ciudadanos, las empresas y la sociedad en general.

-Tal vez dando un ejemplo se entienda mejor la idea de gobierno electrónico transversal…
-Un ejemplo es la seguridad en las rutas. Como el tráfico de camiones ha aumentado en Europa originando numerosos accidentes, se fabricaron tacómetros con estándar europeo y tarjetas para los conductores. Esta tarjeta es expedida en el país de origen y aceptada por todos los Estados miembros pero también por los sistemas informáticos, que permiten intercambiar los datos a nivel europeo.

-¿Mejoró el tránsito con esta implementación?
-Gracias a esta cooperación, o lo que es lo mismo, gracias a la interoperabilidad entre los sistemas nacionales, se han hecho muchísimos controles, se han puesto las correspondientes sanciones y se han detectado y evitado numerosos fraudes. La consecuencia natural ha sido la disminución del riesgo de accidentes.

-¿Qué se necesita para tener un gobierno electrónico exitoso?
-Se necesita un marco que defina los principios que debieran dirigir la interoperabilidad de cualquier tipo de sistemas en cualquier tipo de área.

-Ustedes tienen un marco que funciona desde 2005…
-Sí. Nuestro marco de interoperabilidad fue definido junto con los países miembros. Surgió del programa IDABC, y fue una iniciativa fue muy interesante y bien acogida por los Estados miembros.

-¿Es obligatorio para todos?
-No, nadie obligó a nadie, fue posible gracias al consenso. Así es el funcionamiento normal en la UE. Se pensó para que no empezar cada uno por su cuenta y reinventara la rueda varias veces. La primera versión del marco europeo de interoperabilidad ha sido el documento más descargado de la web de IDABC y no solo desde Europa, sino desde todo el mundo. El marco fue una propuesta de principios.

-En la Argentina existe un marco de interoperabilidad desarrollado por el Foro de Responsables Informáticos. ¿Tiene alguna relación con lo que ustedes hicieron en la comisión?
-Lo conozco, ellos se han inspirado en nuestro trabajo y usan principios de base muy sólidos. Creo que sus objetivos están completamente en línea con lo que pensamos acerca de cómo hay que enfocar la interoperabilidad.

-Salvo la ANSES y AFIP, acá los organismos del Estado siguen funcionando desarticuladamente.
-La interoperabilidad es un trabajo permanente, y una carrera de resistencia. Siempre va a haber un elemento que no interopere, aunque se hayan establecido todas las condiciones. Nuestra forma de trabajar es siempre la misma. Desarrollar buenas ideas, convencer a cuantos mas organismos se pueda y cuando la masa crítica está ahí aquellos que están fuera tienden naturalmente a adoptarlo. Es lo que yo llamo el efecto “bola de nieve”.

-¿Por dónde se empieza?
-Conectando todos las partes involucradas, publicando los interfaces de los sistemas, usando protocolos abiertos, añadiendo capas de servicios de valor añadido de manera que la gente perciba que tienen un beneficio en el uso de la infraestructura. No hay que perder de vista que la interoperabilidad no es un objetivo en sí mismo sino un medio para proporcionar un mejor servicio a ciudadanos y más empresas y estos piden cada vez mas, mejor y a menor coste. La administración pública tiene que tener el mismo objetivo, de servicio. El ciudadano no puede sufrir la complejidad organizativa del Estado, y esto es una problemática en todo el mundo. Hay distintos niveles de interoperabilidad, legal, organizativa, semántica y técnica. De todas, la técnica es la más fácil. En términos de tecnología no existe impedimento para no interoperar. Si las empresas lo han conseguido para conseguir mejores servicios y mas beneficios, o simplemente para sobrevivir, ¿por qué la administración no lo podrá hacer? La construcción de la Unión Europea es un ejemplo de interoperabilidad. Finalmente los estados miembros, que hoy son 27, han sido capaces de hacer interoperar su legislación para tener una dimensión europea y así facilitar el ejercicio de las cuatro libertades reconocidas por los tratados: Libertad de circulación de personas, bienes, capitales y servicios permitiéndoles ejercer sus derechos y cumplir con sus deberes

-La dimensión técnica es la parte más sencilla. ¿Cuál es la más difícil?
-La interoperabilidad legal y organizativa. La barrera organizativa facilita los silos administrativos que seguramente tienen sistemas capaces de solucionar sus problemas pero si no se alinean los procesos, es muy difícil que tengan la capacidad de poder interoperar y así dar servicio de principio a fin a los ciudadanos. La interoperabilidad es un estado mental y un valor de la comunidad. El valor comunitario no es el beneficio de cada uno, sino de todos.

-¿Existe una relación directa entre el nivel del gobierno electrónico con el desarrollo de un país?
-Un informe encargado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) del INSEAD, un prestigioso instituto de estudios francés, ha encontrado una clara correlación positiva entre el avance del gobierno electrónico y el desarrollo económico. En todos los estudios sobre administración electrónica en el mundo, los países escandinavos salen bastante bien parados. Estos países salen mejor de las crisis económicas. A mayor nivel de gobierno electrónico, se incrementa la competitividad y el crecimiento.

(*) Francisco García Morán es Director General de Informática de la Comisión Europea, una de las instituciones de la UE. Es también miembro del Consejo de Administración de ENISA, la Agencia Europea de Seguridad de Redes y Sistemas de Información y Presidente del Comité Interinstitucional de Informática de instituciones y agencias de la UE.