Recien ahora, a una semana de mi regreso a Argentina, puedo reflexionar sobre la experiencia en la Conferencia Internacional de Software Libre de Málaga.

Dicho evento me ha impactado por su magnitud y calidad, pero sobre todo por su contenido político y el poder de convocatoria que tiene sobre un amplio espectro de personas, actividades e intereses.

Uno de los aciertos ha sido el lema de la conferencia “un camino sostenible”, que entiendo como una mirada hacia los valores que impulsamos tanto como hacia aprovechar las oportunidades que se presentan en un mundo cambiante.

La conferencia inaugural de Tim O’Reilly fue una mirada amplia del presente, pensando en la evolución, en tomarnos tiempo para reflexionar y hacernos nuevas preguntas.

Algunas palabras clave en la Conferencia: software, libre, internet, abierto, inclusivo, diversidad, actores, multidisciplinas, estado, empresas locales, educación, innovación, conocimiento, compartir, colaborar, comunidades.

Entonces el software libre es un emergente de una tendencia hacia la innovación y la creación de conocimiento, es parte de nuevas formas de trabajar y aprender, es tiempo de comunidades y de colaboración. Y en ese proceso, quienes participan se involucran y compromente porque les interesa no sólo desde una perspectiva racional, sino también subjetiva, donde las emociones influyen sobre nuestra motivación y compromiso, y la cultura influye desde nuestros valores y creencias. De allí el entusiasmo con que cada vez más personas participamos en este proceso, en todo el mundo.

Les envío estos enlaces, relacionados con la Conferencia:

Clima de bonanza en la feria por Sergio Montoro

OSOR launch, Open Source World Conference in Malaga, Spain es una iniciativa liderada por Francisco García Morán, Director General de Informática de la Unión Europea, a quien muchos de nosotros hemos conocido en Argentina