Etiquetas

,

Fuente: lapastillaroja

Totalmente lamentable la impresión de la visita a Google en Mountain View.
El campus (porque realmente parece un campus universitario) carece totalmente de estilo, y a ratos resulta hasta ridículo.
La gente trabaja en tristísimos cubículos dilberdianos dentro de lo que parece una nave industrial reciclada en oficina.
La jornada de negocio se ha centrado en ver las cafeterías y los gimnasios empotrados en las oficinas, que simplemente son una forma de que los empleados estén más horas trabajando.
La empresa es ferozmente privativa y propietaria.
El responsable de desarrollo de negocio va tan sobrado que ni siquiera usa tarjetas de visita ni da su e-mail.
Tras verlo in situ, opino el tinglado se aguanta solamente porque la empresa va como un tiro, y cuando hay pa$ta gan$a todo el mundo es feliz. El día que los ingresos flaqueen y las acciones bajen, se irá todo al carajo de la noche a la mañana.
A mi, personalmente, se me ha caído un mito, en organización empresarial y relaciones públicas.

Post relacionado: A Visit to Microsoft and Google (Joel Spolsky)