Etiquetas

, ,

Esta mañana envié a la lista INTI-Sol un correo con tema “A INTI-Sol le falta algo”, que copio a continuación:

Estimados:

A fin de responder con fundamento a la pregunta implícita en el tema de este mensaje: ¿Qué le falta a INTI-Sol?, estuve releyendo los documentos que conforman su marco conceptual: el Plan estratégico del INTI y los Conceptos fundamentales y ejes de acción de INTI-Sol.

En el Plan estratégico, se declara la visión institucional del INTI:

“El Instituto Nacional de Tecnología Industrial deberá ser reconocido como un servicio público de generación y transferencia de tecnología industrial, que contribuye al bienestar de la sociedad de manera permanente y sustentable”.

y a continuación se plantea quiénes son los interlocutores de esa visión:

  • Los ciudadanos
  • Los consumidores
  • Los productores
  • El Estado

Lo que resulta evidente es que, más allá del lugar que ocupa cada miembro de esta lista en esa categorización, aquí aparecen debates parecidos a los que ocurren en comunidades locales. Eso no tiene nada de malo, pero no creo que el Programa INTI-Sol deba limitarse a repetir lo que varias comunidades ya hacen, sino hacer algo distinto, como parte del Estado, alineado con su misión y apuntando a sus interlocutores naturales.

Si analizamos críticamente el asunto y miramos desde una visión totalizadora resulta obvio que, siendo el rol del INTI generar y transferir tecnología, debería generar y transferir la tecnología llamada software libre, así como liberar contenidos para la capacitación de empleados del Estado y ciudadanos, sin perjuicio de otras acciones en el mismo sentido.

En el mundo y aún en Argentina hay antecedentes de iniciativas estatales de este tipo, por ejemplo software para gestión PYMES en España, cursos de SL para empleados del Estado y ciudadanos en Brasil, software para educacion y salud en varios países, repositorio de software público en Brasil, etc.

En particular, el software para escuelas y hospitales aparece como prioritario tanto por la importancia de sus prestaciones, como por ser los puntos naturales de contacto de los ciudadanos con el Estado, y también por su naturaleza vertical (necesidades similares a lo largo y ancho del país) que introduce una importante economía de escala (otro caso de este tipo es el software para gestión municipal).

En conclusión, el Software Libre parece “hecho a medida” a los objetivos que el INTI se plantea hoy. Pero esto no es suficiente, debemos persuadir a sus autoridades, para impulsar el Programa INTI-Sol con acciones e iniciativas como las mencionadas, y contribuir así al bienestar de la sociedad y de los actores: ciudadanos, consumidores, productores y al propio Estado.