Etiquetas

Nestor Kirchner nos ha dejado hace ya dos días y aún me siento atrapado en el dolor de la pérdida y por momentos libero unas lágrimas. No soy militante kirchnerista ni hace falta serlo para reconocer a un brillante político que no llegó al mundo para contemplarlo, sino para transformarlo. El primero en más de cincuenta años en Argentina. Casi nada. Entre ráfagas de recuerdos y emociones, puedo decir que admiraré para siempre su irreverencia con las formalidades y el poder (recordando el dia que juró como Presidente), su trabajo por los Derechos Humanos, la Memoria y la Justicia, y sobre todo, por trabajar por la dignidad de todos los argentinos, de lo que me siento personalmente beneficiado y agradecido.

¡Gracias Néstor!