Etiquetas

Fuente: bitelia

Ningún navegador es perfecto, al menos es lo que pensamos muchos, ya que cualquiera de los navegadores existentes, en el fondo, es una aplicación diseñada para visualizar páginas web conforme a unos requisitos de corte generalista. Dicho de otra forma, un navegador satisface una serie de requisitos generales que se amoldan, en mayor o menor medida, a las necesidades generales de los usuarios pero que, en el fondo, distan un poco de la comodidad o facilidad que todos los usuarios vamos buscando, por lo que siempre acabamos personalizándolos.

Los complementos de los navegadores se han convertido en aliados esenciales de los que pasan largo rato delante del navegador, ya que una buena seleccion de extensiones puede mejorar mucho nuestra experiencia. Además de la comodidad y la rapidez en el acceso a la información (organización de pestañas, recordatorio de contraseñas, etc), podremos navegar de manera más segura o integrar servicios o nuevas funcionalidades en nuestro navegador, por lo que instalar una buena colección de extensiones se acaba convirtiendo en algo, casi vital.

En el extenso universo de las extensiones para los navegadores podemos encontrar multitud de opciones, en mi caso, no concibo mi Firefox sin las extensiones que le he ido añadiendo con el paso del tiempo. Después de tanto probar, creo que he llegado a un punto bastante estable y considero mi navegación bastante cómoda, así que coincidiendo con un listado publicado el otro día en Lifehacker, que tenía alguna de mis favoritas, aquí van las diez extensiones que considero imprescindibles en mi navegador:

  • Flashblock es una extensión (disponible para Opera, Firefox y Chrome) que permite evitar la carga de contenidos realizados en formato flash, lo cual derivará en una carga y una navegación mucho más rápida. El funcionamiento es muy sencillo, salvo que lo indiquemos expresamente, los contenidos en flash serán obviados, no obstante, podremos crear una lista de “páginas blancas” en las que sí se carguen los contenidos en flash por defecto. Teniendo en cuenta que los contenidos flash afectan al rendimiento de la batería de los portátiles, es una forma de ahorrar energía y ganar algo más de autonomía y, por otro lado, me ha sido útil para revisar alguna web en desarrollo que incluya contenidos en flash, así podíamos analizar cómo quedaba si alguien entraba desde, por ejemplo, un iPhone o desde un navegador que no tuviese el reproductor de flash instalado.
  • Firefox Sync que es de lo más útil para los que tenemos más de un equipo (en casa, en la oficina, etc) y que nos permite sincronizar las pestañas abiertas, los favoritos o las contraseñas almacenadas. Google Chrome también lo incluye.
  • Colorful Tabs es una sencilla extensión para Firefox que nos sirve para organizar las pestañas abiertas. En este caso, la extensión colorea las pestañas repitiendo los colores en el caso de que una pestaña proceda (sea hija) de una pestaña ya abierta (pestaña madre), además de emplazarla lo más cercana posible a la pestaña madre. Muy útil para reorganizar la información puesto que todas las pestañas hijas están emplazadas a continuación de la madre, independientemente de cuándo fueron abiertas. En el fondo es una extensión bastante simple pero en mi caso, que soy algo maniático con el número de ventanas abiertas, me es de lo más útil.
  • Echofon además de ser un buen cliente de Twitter para iPhone o iPod, tiene una versión como complemento para Firefox que, en mi caso, se ha convertido en una de mis imprescindibles para seguir el timeline de esta red social. Echofon se ejecuta dentro de Firefox y va mostrando cada cierto tiempo (configurable) los nuevos tweets como ventanas emergentes (además de poder desplegar una pequeña ventana para poder seguir el timeline). En ese sentido, y aunque esté añadiendo una aplicacion más, Yammerfox sería el equivalente para Yammer.
  • Easy YouTube Video Downloader es otra de mis extensiones imprescindibles. Disponible tanto para Firefox como para Chrome, es una extensión que introduce en YouTube un panel de opciones para que nos podamos descargar el contenido que estamos visualizando, ya sea el vídeo completo o la pista de audio. La verdad es que la encuentro bastante útil.
  • BugMeNot es un servicio muy útil para los que nos gusta probar aplicaciones pero, a su vez, nos da mucha pereza tener que pasar por un proceso de registro. Esta extensión pone a nuestra disposición la base de datos de usuarios que tiene recopilados BugMeNot y con los que podremos probar suerte para acceder a los servicios que queramos sin tener que registrarnos. No siempre funciona, pero por probar tampoco se pierde nada y cuando no funciona, podemos indicárselo al servicio para que valore negativamente la información que nos ha proporcionado. Está disponible para Opera, Safari, Firefox y Chrome.
  • Autocopy es una extensión, para Chrome y Firefox, con un nombre bastante autodescriptivo. La extensión automáticamente copia el texto que seleccionemos de una página determinada, ahorrándonos el pulsar Control-C (o Cmd-C en Mac) o el viaje del ratón hacia el menú Editar del navegador, una función muy parecida a la seleccion de textos en Adobe Reader, por ejemplo.
  • Con toda la histeria generada alrededor de Firesheep, asegurar nuestra navegación casi que se ha convertido en un objetivo primordial. Para garantizar nuestra privacidad podemos forzar la navegación a SSL en los sitios que lo soporten. Con tal fin podemos usar Force-TLS en Firefox y KB SSL Enforcer en Google Chrome.
  • Google Translate, el traductor de Google, es una funcionalidad que viene por defecto en Chrome, sin embargo, la funcionalidad de traducir una página completa es bastante interesante, a la par que útil, tanto, que podemos incluírsela a otros navegadores (como Firefox, Opera o Safari). La extensión reconocerá que la página que estamos visualizando no está en nuestro idioma predeterminado, por lo que nos indicará si queremos proceder a traducirla.
  • Web of Trust (WOT) es una extensión (disponible para Firefox, Safari y Chrome) que nos marca el grado de confianza que tienen las páginas web resultantes de nuestras búsquedas. Realmente, este servicio es prestado por muchos antivirus, pero no deja de ser un complemento de lo más útil si no disponemos un antivirus con dicho servicio. El grado de confianza viene determinado por la propia base de datos del servicio y las aportaciones de los usuarios del servicio, que ayudan a mantenerlo actualizado.

Estas son las diez extensiones más significativas que he usado, seguramente me deje muchas, y muy útiles en el tintero, pero el universo de extensiones para los navegadores es casi infinito. Y vosotros, ¿qué extensiones nos recomendáis?

Vía: LifeHacker