Etiquetas

Fuente: Barrapunto
Nature News ha publicado una noticia sobre la mala calidad del código empleado en investigación científica. En ella se comenta cómo la poca pericia de los programadores puede provocar que los resultados sean erróneos (errores que a veces se detectan pero que en otros casos pasan inadvertidos aun tras la revisión por pares de las revistas). Las razón de este problema: la falta de formación de los científicos (que son químicos, biólogos, físicos… carentes de fundamentos sólidos en algorítmica y en codificación), quienes no documentan apropiadamente el código ni lo suelen liberar, impidiendo así que los estudios sean reproducibles.
Un caso dramático que se cita en la noticia es el de Geoffrey Chang (Scripps Research Institute de La Jolla, California). Debido a que un programa escrito por terceros cambiaba el signo de algunos datos, predijo unas estructuras de proteínas totalmente incorrectas. A resultas de este hecho el grupo tuvo que retractarse de cinco artículos publicados en revistas punteras (Science y PNAS, entre otras).

En esa línea, en otra noticia en la misma revista se estimula a los investigadores a publicar su código aunque no esté absolutamente depurado a fin de aumentar la transparencia y la credibilidad del análisis de datos. No obstante, a día de hoy las revistas no suelen exigir la publicación del código, aunque existe una tendencia a sugerir su inclusión como material suplementario