Etiquetas

Fuente: Sergio Montoro en la pastilla roja

Acabo de terminar de ver Generati⊕n Kill una mini serie de siete episodios que cuenta la historia durante 21 días de un batallón de infantería ligera de marines cruzando Irak a todo gas en dirección a Bagdag.

La serie es un magnifico ejemplo de la filosofía de guerra de maniobra. Los marines, una fuerza militar agresiva, se pasan episodio tras episodio deseando entrar en combate, circunstancia que, salvo alguna escaramuza ocasional nunca se llega a producir porque los altos mandos hacen todo lo posible por hacerles avanzar evitando el contacto directo con la guardia republicana de Sadam Hussein.

La guerra de maniobra se remonta al precepto esencial del Arte de La Guerra de Tsung Tzu: Vencer sin combatir. Pero probablemente el militar que más brillantemente la llevó llevado a la práctica fue Napoleón Bonaparte.

¿Y cómo se aplica todo esto al mundo del software?
Pues bien, en una guerra convencional de desgaste se entablan batallas cruentas cuyo propósito es destruir la mayor cantidad de recursos del enemigo. El problema es que en el transcurso de dichas batallas incluso la parte victoriosa puede perder una cantidad muy considerable de efectivos extremadamente valiosos haciendo que el resultado neto sea una pírrica victoria. Además en una guerra de desgaste el bando que cuenta inicialmente con más recursos es quien lleva en principio todas las de ganar.

Lo que es importante entender es que el Software Libre ha perdido práticamente todas las guerras de desgaste que ha entablado frente al Privativo, pero en cambio ha ganado casi todas las guerras de maniobra.

artículo completo