Etiquetas

Fuente: barrapunto

Uno ya no sabe qué pensar. El otro día en el chat un amigo me decía que a Assange lo acusaban de “Surprise Sex”, y me pareció un eufemismo de mal gusto para referirse a la violación. Pues no. Según declara perplejo el abogado inglés de Assange, “sex by surprise” es una expresión legal sueca para una falta penada con una multa de unos 500 euros. Esto es lo que decía el abogado hace una semana (antes de la petición de Interpol): «Sea lo que sea el ‘sexo por sorpresa’, sólo es una ofensa en Suecia; no lo es ni en el Reino Unido ni en los EEUU ni siquiera en Ibiza. Me siento como si estuviera en una película surrealista sueca amenazado por extraños trolls. El fiscal no ha pedido ver a Julian, nunca ha solicitado entrevistarle, y no se han presentado cargos. Se le ha dicho que se le busca para interrogarlo, pero no sabe ni cuál es la naturaleza de las alegaciones contra él.» Si alguien tiene una conexión sueca y nos puede explicar cuál es la acusación, porque yo todavía no la entiendo…
Con la información que llega, decir que el tema es surrealista es poco, con acusaciones como que Assange y su acusadora rompieron un condón. La historia es totalmente de drama de instituto. Sólo falta que nos digan si también está involucrado el profesor de gimnasia.