Sugiero leer este artículo completo, para vislumbrar los efectos negativos que puede tener esto en la práctica.

Fuente: kriptopolis

Por Fernando Acero

En un momento en el que los ataques DOS (Ataque de Denegación de Servicio) y DDOS (Ataque de Denegación de Servicio Distribuido) están en el candelero por Wikileaks y la “ley Sinde”, el pasado día 23 de diciembre entró en vigor el nuevo Código Penal. Ahora incluye penas para los daños provocados en los sistemas informáticos, que a diferencia de antes, ya no tienen que ser daños físicos y basta con interrumpir, u obstaculizar el normal funcionamiento de los sistemas de terceros, de forma grave y no autorizada, para incurrir en un delito que puede castigarse con hasta dos años de cárcel, lo que incluye los ataques DOS/DDOS.

Para el que no lo sepa, así quedó redactado el artículo 264 de nuestro Código Penal a partir del 23 de diciembre de 2010 y lo pongo mediante copiar y pegar, ya que el desconocimiento de la Ley no exime de su más exacto cumplimiento:

“1. El que por cualquier medio, sin autorización y de manera grave borrase, dañase, deteriorase, alterase, suprimiese, o hiciese inaccesibles datos, programas informáticos o documentos electrónicos ajenos, cuando el resultado producido fuera grave, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años.

2. El que por cualquier medio, sin estar autorizado y de manera grave obstaculizara o interrumpiera el funcionamiento de un sistema informático ajeno, introduciendo, transmitiendo, dañando, borrando, deteriorando, alterando, suprimiendo o haciendo inaccesibles datos informáticos, cuando el resultado producido fuera grave, será castigado, con la pena de prisión de seis meses a tres años.”

Aquí vemos que las claves de la discusión estarían en las palabras “de manera grave“, “obstaculizara o interrumpiera el funcionamiento de un sistema informático ajeno” y en “haciendo inaccesibles datos informáticos” y seguro que dicho esto, hay opiniones para todos los gustos. Pero no me cabe la menor duda, de que este artículo también se ha realizado pensando en penalizar seriamente ataques DOS/DDOS, como los que sufrió en su momento Menéame o Genbeta.

Artículo completo