Etiquetas

Diversión para todos
Cuando construyas una comunidad, no olvides inyectar una saludable dosis de diversión. Por Jon “Maddog” Hall
Fuente: www.linux-magazine.es Nro. 68 página 80

Cuando Linus Torvalds comenzó el proyecto del núcleo de Linux, uno de sus primeros mensajes de correo electrónico decía que el proyecto era “sólo para divertirse”, y en el transcurso de su trabajo, a menudo afirma que “aún me estoy divirtiendo”. Admiro eso y estoy de acuerdo con esta filosofía.
En los más de 40 años que llevo en la industria de los ordenadores, el trabajo se ha mantenido fresco y vigoroso en todos los puestos en los que he estado.
Comencé como programador, era jefe de departamento en una pequeña universidad técnica (donde perfeccioné mis habilidades de presentación), pasé a administrador de sistemas Unix en los Laboratorios Bell, de nuevo programé en Unix en Digital Equipment Corporation, llegando a gerente de producto, a continuación entré en marketing técnico. Después de eso me convertí en autor de libros, artículos en revistas y blogs mientras evangelizaba sobre Software Libre y Linux.
Por tanto, creo firmemente que una manera de asegurar el éxito en la construcción y mantenimiento de una comunidad o fuerza de trabajo es asegurarse de que las personas se divierten. Por supuesto, no todo el mundo va a divertirse cada momento del día. A veces tenemos obligaciones que no gustan mucho. Decirle a un alumno que no aprueba el curso o a un empleado que va a ir al paro, fueron algunos de los peores momentos de mi vida, pero en su mayor parte, no sólo me he ganado la vida, también me he divertido. Si no se está divirtiendo, es posible que esté haciendo algo mal o tenga una línea de trabajo equivocada.
Recientemente di una charla llamada “¿Nos estamos divirtiendo?”, en la que hablé sobre divertirse con el Software Libre. En esa charla he descrito algunas de las cosas que en los últimos años ha hecho que la gente del software libre pueda divertirse.
Realmente ha habido diversión en los eventos en los que he participado. Al principio, a menudo dormía en las casas y apartamentos (a veces en el suelo) de los organizadores para ayudarles a ahorrar dinero. En muchos picnics de patio para oradores invitados, conocí a la gente que escribía el código y vi que los eventos se podían poner en marcha con poco dinero mediante voluntarios y un espacio prestado. Algunos de estos eventos han crecido demasiado para permanecer en espacios prestados y se han convertido en algo más profesional, pero aún así logran mantener el sentimiento de “ciudad natal” de la comunidad. Otros eventos se hicieron tan grandes, que sus organismos de planificación se “quemaron” y los grupos organizadores perdieron el sentido de la diversión. Estos eventos han desaparecido.
Otras actividades agradables incluyen la elección de Tux, el pingüino como mascota de Linux y todo lo que surgió a partir de eso. Muñecos de peluche “Tux” que la gente usa como mascota, y la página web que muestra cómo hacer tu propio “Tux de peluche” a partir de un patrón [1] forman parte de la diversión. Me acordé de la divertido que era diseñar y hacer mis propias camisetas en mis días de Unix (1983 aproximadamente), sin utilizar herramientas más exóticas que troff y una plancha. Me gusta leer sobre los eventos que inventa la gente, como la “Wanderung Linux Bier”, en la que la gente camina hacia alguna parte, sacan sus portátiles y “empiezan a hackear”. Con los años, el evento se transformó más en “camping y hacking”, con caminatas de un día, pero mantiene la idea de “comida muy buena, cerveza muy buena y código realmente bueno.”
Mis amigos en Brasil tienen un evento todos los años llamado “Open Beach”, en el que algunos grupos de personas del FOSS se reúnen para compartir el tiempo con los demás y sus familias. A pesar de que no suele haber presentaciones, tenemos la oportunidad de conocernos cara a cara.
Todos estos eventos (y más) son divertidos y animo a los lectores a enviarme más ideas para eventos y actividades FOSS. Cuando le mostré esta presentación a un buen amigo mío, Felipe van de Wiel, del proyecto Debian, me dijo que estaba decepcionado porque no había mencionado las cosas acerca de FOSS que él pensaba que eran las más divertidas: la solución de problemas interesantes, la escritura de buen código, el intercambio de ideas con los demás, aprender nuevas formas de programación, conseguir el reconocimiento de lo realizado y trabajar en las traducciones para que otros también puedan disfrutarlo.
Tuve que estar de acuerdo con Felipe y cambié la charla para reflejar esto, indicando que también había otro tipo de diversión que era la “guinda del pastel”.

RECURSOS
[1] Cose tu propio pinguino Tux: http://free-penguin.org