Etiquetas

,

Fuente:  publico.es (via barrapunto)

Donald E. Knuth, matemático estadounidense, ha ganado, a sus 73 años, el premio Fronteras del Conocimiento por “hacer de la programación informática una ciencia”

El matemático Donald Knuth (Wisconsin, EEUU, 1938) está entusiasmado con su visita a Madrid, pero no sólo por haber ganado el premio Fronteras del Conocimiento en Tecnologías de la Información y la Comunicación de la Fundación BBVA dotado con 400.000 euros, sino porque, al día siguiente de su llegada a España, tuvo la oportunidad de tocar el órgano del Palacio Real, una de las aficiones de este hombre polifacético que, sin embargo, sabe bien cuál es su mejor talento: “Escribir buenos libros sobre ordenadores. Si termino de escribir mi obra antes de volverme senil, haré música, pero lo primero sé que lo hago muy bien, mientras que mi música puede que sea horrible”, bromea. Knuth es autor de El arte de programar ordenadores que, según el jurado del premio, es “el trabajo más relevante de la ingeniería informática, en su sentido más amplio. Su impacto, tanto en la teoría como en la práctica, no tiene parangón”, añade el acta. Empezó a trabajar en esta obra en 1962 y sigue completándola.

Una de las razones por las que le han premiado es por convertir la programación en ciencia. ¿Siente que la informática está igual de valorada que otras disciplinas más clásicas?

Sí. De hecho, llegamos a este nivel hace ya 20 o 30 años, pero después tuvimos tanto éxito que la gente se dio cuenta de que la computación respondía a preguntas realmente interesantes y difíciles. Esto ha hecho que, para mucha gente, esté más asociada al dinero que a la ciencia. Para medir el éxito de un programador, las personas se preguntan ¿cuántas empresas tiene? ¿Será un millonario como Bill Gates?

¿Por qué empezó a programar con código abierto?

Es sencillo. Si tenemos a mucha gente trabajando en una idea, será más fácil saber por qué algo no funciona y encontrar una solución. Si yo uso un programa de Microsoft y no me funciona, lo único que haré será enfadarme más y más. Yo empecé a trabajar en código abierto porque me ganaba la vida como científico y programar era una de mis tareas. Si hacía accesible mi trabajo a todo el mundo, tendría a miles de personas ayudándome. Si lo hacía en privado, sin embargo, mi trabajo no se extendería.

¿Recomendaría a todo el mundo programar con código abierto?

No. La única razón por la que el código abierto es posible es porque los que lo utilizan tienen otras fuentes de ingresos. La gente que escribe software tiene que ser pagada y, si todo el mundo lo hiciera en código abierto, ¿cómo se ganarían la vida los programadores?

¿Y recomendaría a un usuario no profesional utilizar un sistema operativo libre, como Linux?

Yo diría que se puede ser muy feliz usando Linux, excepto por una cosa, y es que cuando recibes un correo electrónico con un adjunto escrito con otro software, puede que no funcione. Yo utilizo Mac para abrir mis correos, y también para hacer mis gráficos. Pero uso Linux para escribir mis libros, que es lo más importante para mí. Creo que te puedes fiar más de él.

¿Y cree que está creciendo el uso de código abierto?

Sí. Pero tampoco creo que vaya a despegar, porque hay mucho software que requiere sutilezas que lleva años desarrollar. Nunca esperaría que lo hicieran mis estudiantes hasta que hubieran pasado unos cuantos años. El código abierto es lo mejor para programas que no son muy complicados.

Una de las compañías que han destacado por apostar por el uso de código abierto es Google. ¿Qué opinión le merece esa utilización?

Creo que es una gran empresa y todos los que conozco que trabajan ahí están encantados, no sólo porque trabajan con código abierto, sino porque tienen un espíritu peculiar, una cultura específica. Parece que los trabajadores no se ven como personas tratando de enriquecerse, sino intentando construir un mundo mejor y, a la vez, ganar un buen sueldo. Pero no se crea, ellos también guardan secretos, no todo es abierto. Además, hacen algunas cosas mal. El espíritu de Google me gusta, aunque controla mi vida.

¿Hay alguna otra empresa en particular de la que no le guste cómo desarrolla software?

No le voy a decir ningún nombre, pero he pasado muchos días con mi mujer y mi secretaria llorando por software escrito por ciertas compañías, que no era precisamente de código abierto.

¿Cómo opina que influirá en el código abierto la ampliación y desarrollo del uso de móviles?

Creo que es algo que está cambiando mucho las cosas, pero mi especialidad no son las cosas que están de moda ahora mismo. Yo soy un científico que escribo sobre métodos de computación que serán interesantes dentro de 50 años. Mi trabajo es encontrar qué merece la pena recordar de lo que pasa hoy. Como se descubren cosas nuevas a cada rato, me mantengo muy ocupado.