Etiquetas

Este es un debate importante para nuestra sociedad que algunos quieren esquivar, mientras dicen lo que no hacen y hacen lo que no dicen. Hasta que llegó RMS (invitado por ellos) y habló.

Fuente: La Nacion

Para relativa sorpresa (ver recuadro abajo) de los organizadores de la Conferencia Internacional de Software Libre en la que participaba, Stallman se despachó contra el plan Conectar Igualdad (al que llama “Condenar a maldad” en un típico giro a la RMS) y el proyecto Sarmiento (“Esclavizarmiento”, según él ) porque en ambos casos las máquinas incluyen Windows como sistema operativo. Aunque en los pasillos de la conferencia lo trataban de convencer de que había sido muy difícil lograr incluir software de código abierto en Conectar Igualdad (los equipos incluyen ambas opciones), RMS cree que Windows (“software privativo”, según su movimiento, debido a que no da las mismas libertades que el modelo libre) no tendría que formar parte del programa oficial.

¿Cuáles son sus críticas al plan Conectar Igualdad?
Todos los políticos honestos deberían condenar este trabajo con Microsoft. Me parece que no hay total conciencia de eso. Hablo de los efectos del plan “Condenar a maldad”, porque hablo de los efectos que tienen en los chicos hablar de Windows. No hablo de los motivos, hablo del efecto y no debemos ignorar el efecto enfocándonos únicamente en los motivos. Algunos tienen buenos motivos pero no basta. Hay que corregir el mal efecto. Hoy en día cuando una escuela pública piensa enseñar con software libre no tiene la opción porque entran las netbooks con Windows.

Una maestra me dijo que al llegar netbooks con Windows, se les complica usar la otra opción. Los chicos a los que les gusta el software libre se ven exigidos por los maestros a usar Windows en la clase. Si alguien borra Windows de la máquina lo reprimen.

Su crítica se mantiene aunque tenga una opción con software libre pre instalada, ¿por qué?
Sí, porque aunque lo tengan no es una opción real. Tienen una opción injusta pero conocida, con presión de los maestros de usarla y otra más o menos ética porque Ubuntu no es totalmente software libre aunque es mucho mejor que Windows. Decir que es imparcial sería una mentira. No es imparcial.

En América latina, ¿qué países están haciendo las cosas como usted quiere?
Ecuador comenzó hace unos años a planear la migración de sus escuelas públicas a software libre. Es una decisión clara y no va a distribuir computadoras con software privativo.

¿Por qué cree que el gobierno argentino sí lo hace? Solo podría adivinarlo y no es lo que más me interesa, lo que sí es cierto es que el Estado no debe distribuir ni recomendar un programa privativo al público, y menos aún si es de una empresa extranjera. Tiene el deber de fomentar la libertad, de proteger la libertad.

Artículo completo