Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 abril 2012

Fuente: barrapunto

sml nos cuenta: «Pandora FMS, la herramienta de medición de datos y detección de incidencias y fallos de sistemas, servidores y aplicaciones, llega a las aplicaciones móviles con la nueva versión de su agente Pandroid 2.0, una aplicación que monitoriza el estado y los parámetros críticos de todo tipo de dispositivos que usen Android como sistema operativo. La aplicación Pandroid 2.0 permite a los clientes controlar los dispositivos móviles con sistema operativo Android, extrayendo datos de los mismos para enviarlos al servidor de monitorización de código abierto Pandora FMS, quien se encarga de analizarlos y de elaborar los informes que ayudarán en la toma de decisiones para optimizar recursos y, en definitiva, ahorrar costes. Este nuevo agente también envía información geolocalizada (GPS) al sistema de información geográfica (GIS) de Pandora FMS, además de información sobre el nivel de batería de los dispositivos móviles, información sobre su orientación y sobre el sensor de proximidad, incluso remite los datos sobre la memoria usada y total de dichos dispositivos. Pandroid 2.0 ya se encuentra disponible en el Market de Android, solo para Pandora FMS 4.0.»

Read Full Post »

Hay dos clases de vacaciones. Las olvidables y las inolvidables. Lo que nunca imaginé es que unas vacaciones pudieran ser inolvidables por lo olvidables. Pero bueno, para eso está la vida. Para enseñarte cosas.

Mi última licencia anual, en enero, comenzó en modo Unplugged. Nada de noticias, ni horarios, ni agenda, ni teléfonos, ni reloj de pulsera. Es mi manera de cargar baterías y siempre me resulta. Literatura, música y el menor número posible de compromisos.

Pero este año había algo más, algo novedoso y no del todo bienvenido. Un leve catarro.

Sin embargo, con días brillantes y calor a montones, ¿cómo darle importancia a una tosecita de nada? Le resté importancia, como corresponde a alguien que prefiere esperar lo mejor, y me propuse estar bien para cuando terminara el fin de semana.

Pero para el tercer día de mi licencia, es decir, el lunes, la tosecita se había fortificado de forma alarmante, así que, muy a mi pesar, fui a ver un médico de guardia, que me diagnosticó una bronquitis. Ah, pero qué lindo. Con todo, prefirió no tomarme una radiografía, “porque todo suma en términos de radiación”, argumentó, y no parecía ser el mío un cuadro grave.

Ahora, ¿había sido una medida razonable no hacerme la placa? En algo tenía razón, no es un procedimiento inocuo. Pero comparada con otros diagnósticos por Rayos X, la radiografía de tórax es una de las más inofensivas, equivale a sólo 10 días de la radiación que recibimos del medio ambiente. Opuestamente, una tomografía computada equivale a 6 meses. Todo esto lo averigüé en RadiologyInfo.org ( www.radiologyinfo.org/en/pdf/sfty_xray.pdf ) mientras volvía a mi casa en taxi, usando mi smartphone.

Supuse, no obstante, que su decisión había sido acertada.

Mejor no preguntes

Me dediqué a coordinar los remedios para que su ingesta no alterara demasiado mis horas de sueño al tiempo que intentaba convencerme de que todo se arreglaría en unos días. En realidad, necesitaba que se arreglara en unos días, como se verá enseguida.

Por supuesto, no ocurrió así. De hecho, empeoré bastante, y a la semana siguiente estaba sentado en el consultorio de una neumonóloga, que me cambió la medicación y me mandó a hacer un par de radiografías y un análisis de sangre. Por si acaso, también ordenó una reacción de Mantoux.

Como vacaciones, estaban cada vez mejor, ¿no?

Las placas discurrieron, como es normal, sin demasiado diálogo. Pero el técnico del laboratorio que me sacó sangre y me inyectó la tuberculina me pareció accesible, más comunicativo y hasta un poco propedéutico, así que no tuve mejor idea que preguntarle cómo leer los resultados de la Mantoux. Su actitud cambió entonces por completo y, con severidad castrense, me soltó: “Ah, no, eso lo tenemos que interpretar nosotros”.

Como prefería irme, si no curado, lo que parecía imposible, al menos con la tranquilidad de que las radiografías no revelaban nada preocupante, esperé a que estuvieran listas y que la médica pudiera revisarlas. Eso llevó unos 15 minutos, tiempo que invertí en leer en mi smartphone todo lo que encontré sobre cómo interpretar la reacción de Mantoux. No era tan difícil, debo decir.

Las radiografías dieron que estaba todo bien, lo que fue un alivio, pero me fui protestando por la ridícula actitud del técnico. Supongo que nadie entendió por qué yo repetía, al entrar en el ascensor, “es el siglo XXI, muchacho, es el siglo XXI…”

Creo que está demás aclararlo, pero lo haré. Mi intención no era hacer un diagnóstico de la reacción de Mantoux. De bien poco me habría servido, además. Como no soy médico, no tengo matrícula, y como no tengo matrícula no puedo firmar recetas. Todo lo que quería era saber y, después de todo, era mi brazo. Y mis pulmones.

Esta pulsión se llama curiosidad y su ejercicio se basa en un principio que aprendí hace mucho: no hay nada que uno no pueda entender, si le dedica un poco de tiempo. Concedido, algunos asuntos son más enmarañados que otros; la física cuántica, por ejemplo, o traducir a Catulo del latín al alemán. Pero cualquier persona puede entender cualquier cosa. La sola idea de que ciertos asuntos sólo están al alcance de algunas mentes privilegiadas me produce una fuerte reacción alérgica (que fue, precisamente, lo único que salió mal en los análisis, dicho sea de paso). Ni hablemos de la idea, todavía más espeluznante, de que algunos conocimientos pueden ser dañinos para las mentes no preparadas. Somos adultos, por favor. No niños.

Estos conceptos todavía son patrocinados por los que -en plena era de la información- hacen lo imposible por proteger, bloquear, circunscribir o de alguna forma controlar el conocimiento y el libre flujo de la información. Por ejemplo, con la frase: “Ah, no, eso lo tenemos que interpretar nosotros”. Su bloqueo le duró algo así como 3 minutos y medio.

Pronóstico reservado

Actitud opuesta me obsequió la neumonóloga, a Dios gracias. Cuando volví, a la semana siguiente, le dije que había estado mirando los resultados de los análisis de sangre y que había acertado con eso de verificar la inmunoglobulina E; estaba 4 veces más alta de lo normal. En lugar de mirarme con disgusto, como quien se encuentra a un plebeyo husmeando en escrituras secretas u oye a un profano juzgar sus decisiones, la médica se interesó por lo que había encontrado y se puso a revisar los resultados. Todo el tiempo valoró que estuviera informado, y nunca se le pasó por la cabeza que estuviera intentando usurpar su lugar. Debo decir que me sentí mucho más seguro en sus manos.

Con todo y el variado menú de drogas con el que me obsequiaron, la cosa no mejoró. Diré más: cuando el calendario sobrepasó ese difuso pero incuestionable límite en el que las vacaciones se empiezan a terminar, fui cayendo en la cuenta de que iba a pasarme toda la licencia con la dichosa bronquitis. No soy de hacerme problemas por aquello que no controlo, pero daba para amargarse un poco. Además había un pequeño problema. La semana siguiente, la tercera de mis vacaciones, tenía un viaje -tiempo ha planeado, agendado y, por supuesto, anhelado- a los glaciares.

Quiero decir, un glaciar no parece el sitio óptimo para alguien que padece bronquitis. Nunca había tenido fiebre, así que no, ni se me pasó por la cabeza cancelar la travesía. Pero quería saber si sobreviviría. Me planteé el problema y me di cuenta de que lo riesgoso no era caminar sobre hielo -los bronquios no están en los pies-, sino la temperatura del aire en el glaciar.

Como tenía proyectado hacer trekking dentro del Perito Moreno, supuse que el informe del tiempo en El Calafate no me servía; tampoco, si lo encontraba, el de la zona general del glaciar (bien detallado, lo encontré en el excepcional sitio del Instituto de Meteorología de Noruega: www.yr.no/place/Argentina/Santa_Cruz/Perito_Moreno_Glacier~6942216/ ).

Caí en la cuenta de que el único dato confiable provendría de alguien que hubiese medido la temperatura del aire en el corazón del glaciar. El dato apareció en 0,5 segundos por medio de Google. Un PDF del Instituto de Tecnología Kitami de Japón ( http://kitir.lib.kitami-it.ac.jp/dspace/bitstream/10213/1438/1/bgr24_95-.pdf ), también alojado en la Sociedad japonesa de la Nieve y el Hielo ( www.seppyo.org ) y citado en un documento del Museo del Hielo Patagónico Glaciarium ( www.glaciarium.com/mcien/Novedades%20sobre%20Glaciar%20Moreno.pdf ). Sus números me resultaron bastante tranquilizadores. Según lo que habían medido los investigadores, la temperatura del aire que iba a meter dentro de mis castigados bronquios no bajaría de 7°C durante el día en verano, y podía ser de hasta 16°C.

Asunto resuelto, sobreviviré, me dije.

Pero no contaba con que cuando las cosas vienen torcidas, toda solución viene seguida de un nuevo problema. Que fue lo que ocurrió unas 36 horas antes de subirme al avión. Parece ser que exageré con eso de toser, porque un músculo o una costilla o algo en el costado izquierdo de mi tórax hizo ¡ crac ! una noche y casi me desmayo del dolor. Me costaba creer que mis vacaciones estuvieran cayendo tan bajo. Pero así era, y la única táctica razonable, ahora que casi no podía moverme, no digamos toser, era volver al médico. Para entonces era conocido de todas las recepcionistas, los médicos y médicas, técnicos y guardias de seguridad de la clínica.

Tras una inyección intramuscular y unas pastillas que “no debía tomar durante más de cuatro días”, el padecimiento en mis costillas se volvió manejable. “Cuatro días -pensé-, justo el tiempo que necesito para caminar por el glaciar.” No obstante, el prospecto no decía cuatro días, sino diez. Pero supongo que no era un texto destinado al usuario. Por si acaso, y a pesar del sufrimiento que esto me provocó al regreso, respeté las indicaciones del médico. Ser curioso no significa automedicarse, y mucho menos con un opioide.

Ahora venía la parte complicada. El viaje en sí. Me aseguraron que lo mío no era contagioso, aunque podía llevar un barbijo, si eso me hacía sentir mejor, y cuando estaba todo más o menos listo me ubiqué mentalmente en la nave. Ups.

Normalmente no le presto mucha atención a la butaca del avión. Ese es el motivo por el que me han tocado buenas, regulares, malas y desastrosas. Esta vez mi estado no era adecuado para quedar frente a una salida de emergencia, y prefería un lugar que no se sacudiera mucho. Claro, ¿pero acaso podría encontrar en la Red un sitio con información sobre las ventajas y desventajas de los asientos de un cierto modelo de avión en una determinada línea aérea? Oh, claro que sí. Se llama SeatGuru ( www.seatguru.com ).

Prácticas fósiles

La maravilla de los glaciares me hizo olvidar por completo mis cuitas. No era quizá la forma en que me había imaginado mi primer encuentro con el Perito Moreno, pero me encantó trepar como un chico (o como un mono, depende de cómo se lo mire) por las colinas heladas gracias a los crampones de hierro; no soy de hacer mucho ejercicio, lo confieso, ni me siento gimnástico en absoluto, pero esto de trepar por el hielo me resultó como una segunda naturaleza. De no haber sido porque el efecto del analgésico empezaba a agotarse, me hubiera vuelto a subir al gigante blanco de inmediato.

Brindé con whisky al terminar la travesía (a pesar de lo que decía el prospecto del analgésico), le dije adiós y me prometí volver.

Pero volver es imposible

El vuelo de regreso fue tranquilo y, mientras leía los textos que había reunido en esos días sobre las numerosas plantas que me interesaron (el calafate, por ejemplo, un arbusto precioso que estaba repleto de frutos en esos días), reflexioné sobre el control de la información. Había tenido una suerte de revelación cuando me encontré dentro del inmenso y sonoro Perito Moreno. La censura, como los glaciares, será, dentro de 50 o 100 años, sólo un recuerdo de épocas idas.

Me imagino que es una mala noticia para algunos, pero ese mundo en el que era posible ser paternalistas con la información, negarle a la gente común (esto es, usted y yo) el acceso a ciertos datos, no va a volver.

Por supuesto, estoy al tanto de que se están haciendo enormes esfuerzos por mantener las cosas como eran, pero no pueden prosperar. Son tecnológicamente inviables. Estamos comenzando a vivir una realidad casi enteramente diferente que la que existía hasta principios de la década de 1980. Lo verán los historiadores de los siglos por venir. Por ahora, mi mejor consejo es dejar de planear métodos de censura, control y vigilancia de la información. Son una pérdida de tiempo. Y de dinero..

Read Full Post »

Fuente: La Nación

Su existencia se había filtrado, y el lanzamiento estaba pronosticado para hoy. Los vaticinios fueron ciertos: hoy Google confirmó la existencia de Drive , el disco rígido virtual con el que competirá con Dropbox, Microsoft, Box.com y otras compañías para ayudar a los usuarios a subir sus archivos a la Nube y tenerlos disponibles desde cualquier computadora. Ayer, Dropbox y Microsoft actualizaron su ofertacon más funciones.

En el caso de Google Drive ( accesible desde hoy en su página oficial ), el servicio ofrece 5 gigabytes de almacenamiento gratis, y se podrá acceder a ellos desde la Web, o usando una aplicación para Windows, OS X o Android (habrá una para iOS en breve).

Como ya sucede con sus competidores, Google permite subir todo tipo de archivos, aunque integra varias herramientas ya disponibles para hacerlo más atractivo.

Así, los documentos de oficina almacenados allí podrán ser editados con Google Docs (como los de Skydrive con la versión Web del Office de Microsoft o Box.com,q ue ofrece varias alternativas) y ver hasta un mes de cambios. Pero sobre todo, se podrán hacer búsquedas, que no atañen sólo al texto: si se escanea un documento, el mismo será procesado y la imagen se convertirá a texto en forma automática; Google usará también su tecnología de reconocimiento de imágenes para mostrar las mismas cuando se hace una búsqueda por palabra clave entre los archivos del usuario (algo ya disponible como Google Googles).

La compañía ofrece un servicio básico gratis de 5 GB, y luego pagos mensuales para acceder a más capacidad de almacenamiento. Para muchos usuarios no habrá grandes diferencias entre el Drive y lo que ya se hacía con los demás servicios de la compañía (almacenar documentos en Docs, imágenes en Picasa y demás) pero las herramientas de búsqueda permiten reunir todo eso en un sitio común.

No es la primera vez que la compañía avanza sobre un servicio en el que hay jugadores de peso; la incógnita es si logrará, por el sólo peso de su nombre y algunas herramientas, igualar o superar el éxito que ya tienen sus competidores, como Dropbox o Skydrive.

En su blog oficial la compañía difundió un video explicando las bondades de Google Drive. También confirmó que la capacidad para sus casillas de correo electrónico (Gmail) ahora tienen 10 gigabytes de capacidad.

Read Full Post »

Fuente: barrapunto

Según se publicaba recientemente en Bussiness Insider, en el 51% de los hogares norteamericanos hay al menos un producto Apple. Esto supone que en 55 millones de hogares de EE.UU. disponen de algún aparato que comienza por ‘i’ o por ‘mac; y en esos afortunados hogares, la media de disfrute es de 1,6 dispositivos por hogar. Pero no acaban aquí las cifras sobre la ‘adicción’ al consumo de productos Apple. En 1 de cada 10 de los hogares que aún no son felices porque les falta el más ‘cool’ de los cacharros electrónicos de moda se plantean adquirirlos para el año que viene. Fundamentalmente son jóvenes varones universitarios quienes, cuanto más dinero ganan, más aparatos de la ‘manzana’ compran, aunque prácticamente son muy escasos los consumidores que escapan a la seducción de la compañía de Cuppertino. Ni el propio Marx en el mejor de sus sueños capitalistas podría haber definido mejor el concepto de ‘(mac)fetiche’. ¿Y tú, ya eres feliz con tu producto Apple? Confiesa, fiel lector de Barrapunto ¿Cuántos cacharros que empiezan con ‘i’ o con ‘mac’ posees? O por el contrario, ¿crees que el mundo está i-rremediablemente mac-ondenado al infierno consumista?

Read Full Post »

Fuente: barrapunto

No sólo en España … ¿qué opinan sobre lo que ocurre en Argentina?

pobrecito hablador nos cuenta: «Estaba fisgoneando los trabajos de ingeniero de software (y parecidos) en mi ciudad, Tarragona, y me he encontrado con estas dos ofertas: mozo/a de almacén e ingeniero/a informático. Teniendo en cuenta que para el primero se solicita nivel educativo de E.S.O, conocimientos de Excel y Access y saber conducir una carretilla elevadora; y para el segundo, título de ingeniería informática (programar un compilador, un sistema operativo, saber de estadística, modelos abstractos de cálculo, redes, y todo lo demás), de inglés bilingüe, y se valora hablar francés, tener experiencia de 2 años con c++, disponibilidad para viajar y horario partido; no entiendo cómo funciona el mercado laboral en España. ¿Cuál es el motivo para que se produzca esta increible situación? ¿Pasa esto también con otras profesiones cualificadas? ¿Por qué en Bélgica hace dos años cobraba 44.000 euros y el alquiler me costaba 650 euros? ¿Es sólo un problema de España? ¿Y cómo actuar? ¿Huelgas? ¿Unión? ¿Fuego?»

Read Full Post »

Fuente: página/12

Un teléfono funcionando desde un navegador puede revolucionar la telefonía móvil y romper con uno de los riesgos más grandes de la cultura virtual: el de la dependencia tecnológica. Cada navegador (browser) para pasear por Internet viene con una idea de mundo. No es sólo esa ventana que se abre para ingresar a la web, sino la relación que dos mil millones de usuarios tienen con lo que hay detrás. Si el objetivo de Internet Explorer era convertirse en estándar para la venta de licencias de Microsoft Windows y Google-Chrome convive de manera fascinante con el entorno de aplicaciones que ellos han creado, Firefox es una especie de aire fresco. Firefox, el programa más conocido de la Fundación Mozilla, es usado por 500 millones de personas y apuesta por el software libre como método productivo.

El concepto de web abierta, de un espacio colaborativo, pareciera ser un tanto abstracto pero tiene más sentido cuando se compara cómo funcionan los teléfonos inteligentes. En la web, cada lugar tiene una dirección, los espacios se pueden compartir y se puede participar de la construcción no sólo de contenido sino también de aplicaciones. En el mundo móvil, Apple y Google plantean pasar de ser prosumidores a apenas consumidores. Por eso la propuesta que la presidenta (o alma mater) de la Fundación Mozilla, Mitchell Baker, viene a presentar en Argentina es tan sorprendente en su funcionalidad como en la decisión de hacerlo en Argentina y Brasil. “La web debe permanecer abierta”, dice Baker en una larga conversación con Página/12, sentada y abrigada en un cómodo sillón de un complejo céntrico de Buenos Aires. Mozilla organiza un encuentro regional para su comunidad durante cuatro días aquí, de la que participa también el flamante CEO Gary Kovacs y Chris Hofmann, otro gran referente. En estos días, Mozilla anunció que pondrá a disposición dentro de unos meses –junto a Telefónica– el primer teléfono administrado íntegramente desde algo parecido a un navegador, y que su lanzamiento mundial será en Brasil y luego en Argentina.

leer más

Read Full Post »

En un breve artículo de Sergio Montoro podemos ver excelentes ilustraciones de un asunto de vital importancia: cómo enfrentar los problemas de la vida real.

  1. Desde la primera alternativa (school) se trata de categorizar el problema (determinar a qué disciplina corresponde) y derivarlo a quien corresponda. Es un enfoque centrado en el modelo académico-educativo.
  2. La segunda alternativa (life) asume que los problemas pueden no pertenecer exclusivamente a una disciplina, y que pueden requerirnos conceptos básicos de disciplinas con las que no estamos familiarizados. Es un enfoque centrado en el problema. En mi artículo La informática necesita del aporte de otras áreas del conocimiento desarrollo esta interpretación del trabajo multidisciplinario, que tiene mucho que ver con la práctica profesional informática.

Read Full Post »

Fuente: gcoop

El pasado 1 de marzo de 2012, gcoop firmó un Convenio de Formación Profesional con el Secretario de Empleo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Lic. Enrique Deibe.

El convenio establece que se pondrán en marcha 6 cursos de capacitación en Programación en software libre. Al mismo tiempo, se brindarán elementos de organización y trabajo cooperativo, a fin de promover este tipo de organización productiva.

Los cursos serán desarrollados en el Centro Político y Cultural Nuevo Encuentro Comuna 14, ubicado en Gurruchaga 2122. Darán comienzo a mediados de mayo y culminarán a fines de noviembre, y a lo largo de todo este período se capacitarán aproximadamente 90 personas. Se prevé trabajar con poblaciones de distintos rangos etarios (entre 18 y 65 años). conformando grupos de trabajo homogéneos.

Los requisitos de ingreso son mínimos (saber leer y escribir y ser mayor de 18 años). El curso es absolutamente gratuito.

Al finalizar el proceso de capacitación, se combinarán entrevistas y reuniones con empresas del rubro (cooperativas y sociedades anónimas) a fin de presentar los CVs de los egresados y facilitar una primera inserción en empleos vinculados a las nuevas tecnologías.

Read Full Post »

Organiza tus notas con Basket

Fuente: tuxaportes

Basket nos permite organizar nuestras notas de muy diversas formas, ya que nos permite crear hojas con varias columnas, notas de distribución libre, insertar imágenes, urls, añadir formato a lo que escribamos y un largo etc.

Su instalación es muy simple, ya que la mayoría de distribuciones la incluyen en sus repositorios, sino podemos descargarla de su web:

http://basket.kde.org/download.php

Para instalarlo en ArchLinux:

sudo pacman -S basket

En Debian o Ubuntu:

sudo apt-get install basket

En resumen una versátil y vistosa herramienta que nos permite tener nuestros trabajos organizados y que no se nos olvide nada ;)

Read Full Post »

Fuente: SADIO

41 JAIIO: Una nueva edición de las Jornadas Argentinas de Informática.
La 41a edición de las Jornadas Argentinas de Informática (41 JAIIO) se realizará del 27 al 31 de agosto de 2012, organizadas por la Sociedad Argentina de Informática (SADIO). Este año las JAIIO tendrán lugar en la Universidad Nacional de La Plata, quien co-organiza el evento.
En la última edición participaron más de mil asistentes, se presentaron 291 trabajos y posters que, sumados a las conferencias y paneles, resultaron casi 400 ponencias y actividades.
Las 41 JAIIO reúnen los siguientes simposios de temáticas variadas y para públicos diversos:
Empresarios e investigadores interesados en segmentos verticales de la informática como agro, salud y derecho, encontrarán atractivo el Congreso Argentino de Informática y Salud, el Congreso Argentino de Agroinformática y el Simposio Argentino de Informática y Derecho.
Se ha abierto un nuevo espacio para que empresarios, investigadores y funcionarios públicos se conozcan y discutan problemáticas comunes en las Jornadas de Vinculación Universidad-Industria que incluyen sesiones de networking.
A su vez, los interesados en la aplicación de la informática en la administración pública encontrarán su lugar en el Simposio de Informática en el Estado, que ha instituido el Premio Nacional de Gobierno Electrónico y lo entregará por 5to año consecutivo.
En el Simposio Argentino de Inteligencia Artificial se reúnen investigadores y profesionales interesados en dichas temáticas y sus aplicaciones. Este año incluirá, del 27 al 31 de agosto, la Primera Escuela Argentina de Inteligencia Artificial. Por otro lado, en el Simposio Argentino de Ingeniería de Software convergen investigadores y profesionales que trabajan en el área.
El Simposio Argentino de Tecnología convoca público interesado en aplicaciones como redes y telecomunicaciones, procesamiento de señales, etc. En High Performance Computing se reúnen quienes están trabajando, tanto en la industria como en la academia, en temas de computación de alto rendimiento.
También se realizarán las Jornadas Argentinas de Software Libre que proponen un espacio de divulgación de trabajos que promueven y soportan software distribuido bajo licencias libres.
En el Workshop de Seguridad Informática se generará un marco de intercambio, discusión, encuentro y análisis de ideas, experiencias y proyectos en el mundo de la Seguridad Informática.
En el Simposio de Informática Industrial participan quienes están trabajando, desde la industria y desde la academia, para encontrar soluciones a problemas informáticos asociados a procesos industriales y cadenas de suministro, entre otros.
El Simposio sobre la Sociedad de la Información reúne a un grupo preocupado por la brecha digital y que reflexiona sobre la manera de cerrarla.
Finalmente, para los estudiantes de grado de informática del país, se organiza el Concurso de Trabajos Estudiantiles en sus dos modalidades: Trabajos de Cátedra y Trabajos Finales de Carrera.
Estas jornadas representan una oportunidad para personas, empresas o instituciones con intereses en una o más áreas temáticas de la informática. En particular, las empresas y los organismos estatales pueden intervenir en las JAIIO como auspiciantes y difusores de sus propuestas y proyectos.
Para mas información sobre la 41ª edición de las Jornadas Argentinas de Informática visite: www.41jaiio.org.ar

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 95 seguidores