Etiquetas

Fuente: DiarioTi

¿Es posible emular, en el sector de los microprocesadores, el modelo que permitió a la industria espacial y de la aviación europea competir con el gigante estadounidense Boeing?

Diario Ti: Esta visión sería totalmente posible, a juicio de la comisaría para la agenda digital europea, Neelie Kroes. La intención de Kroes es instaurar un sistema de subsidios estatales, créditos blandos para salvar a un sector que en Europa está prácticamente inactivo.

En caso de cumplirse las ambiciones de Kroes, los fabricantes de microprocesadores como Intel, AMD, IBM podrían esperar una fuerte competencia de procesadores europeos a futuro.

La comisaría habría denominado su iniciativa “el Airbus de los microprocesadores”, según publicaciones como con Computer Sweden y EE Times.

La comisaría habría declarado que el camino al éxito consiste de una cooperación sin fronteras siguiendo el mismo modelo del proyecto Airbus. Se trataría entonces de “un Airbus digital” o un “chip Airbus”, según Kroes.

Cabe entonces preguntarse cuán realista es desafiar a una empresa como Intel, que domina totalmente el mercado. Pero claro está, también hay que tener presente el formidable éxito que ha tenido Airbus, que actualmente fabrica la mitad de los aviones de pasajeros del mundo.

La Unión Europea ya participa en un proyecto público y privado sobre el tema. La Comisión Europea ha aportado sumas multimillonarias para las investigaciones científicas en el ámbito de la nanoelectrónica.

El proyecto incluye planes de crear tres fábricas de procesadores, incluyendo una dedicada al desarrollo de obleas de procesadores, o “wafers”. Esta iniciativa ha sido denominada ENIAC (European Nanoelectronics Initiative Advisory Council).

ST Microelectronics es el único fabricante de chips de Europa que figura en la lista top 10 del mundo, según la empresa de análisis IC Insights. A pesar de ello, la empresa experimenta serias dificultades económicas, y su facturación se ha contraído el 13% durante el último año.

En total, las ventas de semiconductores de empresas europeas se ha reducido en más del 14% durante el último año, según cifras presentadas en abril por la organización ESIA (European Semiconductor Industry Association).