Etiquetas

, ,

Fuente: Muy Linux

por 20 de agosto, 2013

Hace una semana leí en el portal ReadWrite unas interesantes declaraciones de Jim Whitehurst, CEO de Red Hat, entre las que se puede destacar la comercial “adelante, copie nuestro software“.

Esa frase evidencia el apoyo de Red Hat a sus clones gratuitos, CentOS y Scientific Linux, yendo en la dirección contraria de otras muchas empresas, en especial las defensoras del software privativo y de los troll de patentes, que gastan millones de dólares y muchos años en pleitos intentando defender sus creaciones de supuestos plagios que luego no son otra cosa que funciones básicas de un dispositivo o software o bien algo ya inventado desde hace mucho.

Otro punto a mencionar es la rivalidad que tiene Red Hat desde hace años con VMware en el sector de los data center, donde Whitehurst reconoce que tanto su empresa como su rival tienen visiones similares sobre qué ofrecer y a dónde se debe dirigir ese mercado, pero que los caminos emprendidos son totalmente opuestos, haciendo referencia al modelo privativo de VMware frente frente al abierto de Red Hat y de KVM (aunque no se mencione al emulador de arquitecturas en el artículo).

Preguntado también sobre si Red Hat podría sucumbir ante los precios más competitivos de SUSE y Canonical, Whitehurst responde que la mayoría de la gente prefiere confiar en una combinación de RHEL y CentOS antes que pagar los precios más baratos de SUSE.

Según el artículo, parece que es evidente que a Red Hat no le conviene competir con sus clones, ya que pueden cumplir funciones diferentes, estando RHEL más enfocado a la producción y CentOS más a las pruebas. El mismo Whitehurst comenta en esa dirección argumentando que CentOS ayuda a la consolidación del ecosistema de RHEL.

Dejando ya el artículo y dando mi opinión, hago la siguiente pregunta: ¿Es Red Hat la empresa más cool del mundillo Open Source? Vayamos por partes:

Primero, no tendría ningún sentido en el mundo Linux apoyar el Open Source y estar en contra de las bifurcaciones y los clones, así que Red Hat está obligada a pasar por ese aro. Dicho esto las palabras de su CEO no son algo que nos tuvieran que sorprender, aunque ya sabemos que dentro del universo de las multinacionales generalmente estas no son muy amigas del copieteo.

Segundo, el poder tener una copia gratuita y legal de su sistema operativo es algo muy beneficio para Red Hat, ya que aunque en un principio se podría entender esto como un perjuicio para sus ventas, lo bueno es que consigue generar dependencia tecnológica en torno a sus soluciones y así garantizar potenciales clientes.

Imaginad una pequeña o mediana empresa que decide apostar por CentOS debido a que no se puede costear una solución de pago. Esta empresa funciona, crece y cuando da el salto al siguiente nivel ve que tiene que apostar por soluciones informáticas que ofrezcan garantías debido su volumen. Si la empresa está muy contenta con CentOS, ¿a qué empresa va a recurrir? Pues está claro, a Red Hat, ya que con eso tienen las mismas soluciones que llevan usando desde siempre, pero con el añadido de que ahora tienen a una empresa que les da garantías y un más que posible mejor soporte a cambio de dinero, claro.

Red Hat no está compuesto por hermanitas de la caridad y aunque yo confío en su compromiso sin fisuras con el Open Source, no hay que olvidar su ánimo de lucro y que cuando su CEO dice “copie nuestro software“, es porque ven ahí un beneficio propio aparte del ajeno.