Etiquetas

,

Fuente: Muy Linux

Uno de los puntos fuertes de GNU/Linux es poder llevarlo en un USB, listo para su instalación o prueba. Y una de las cosas que hizo bien Ubuntu en su momento fue la de ofrecer una herramienta gráfica con la que crear fácil y rápidamente este tipo de aplicaciones. Sin embargo, con el tiempo han surgido alternativas que la superan por mucho y de todas la que os recomendamos es MintStick.

MintStick no engaña: se trata de un desarrollo propio de Linux Mint, lo que en un principio garantiza la compatibilidad con Ubuntu. Para probarlo lo he instalado en Ubuntu 14.04.2 y en Kubuntu 15.04 con idénticos resultados: todo correcto. Hay que advertir que MintStick reemplazará a la herramienta por defecto, pero en cualquier caso será para mejor.

MintStick está mantenido por Clement Lefebvre y mejora la solución de Ubuntu en estabilidad y soporte. Por ejemplo, te permitirá grabar imágenes de diferente tipo, de distribuciones que la herramienta de Ubuntu no soporta. La única pega de MintStick es que no tiene opción para habilitar un espacio persistente. Pero a cambio incluye un ‘formateador’ rápido de dispositivos extraíbles.

Así, con MintStick no solo podrás crear Live USB fácilmente, también formatear unidades con un par de clics en Ext4, FAT32 y NTFS. Con escribir usb en el buscador del menú de aplicaciones encontrarás ambas aplicaciones (en KDE 4 el ‘formateador’ de memorias se integra directamente con el gestor de dispositivos conectados).

Ahora, ¿cómo instalarlo? Bajando la última versión disponible desde el repositorio oficial y dándole, no hay más.