Etiquetas

,

Fuente: Muy Linux

El Gobierno ruso está últimamente muy activo con sus políticas de software no solo para su propio territorio, también para el conjunto de naciones que forman BRICS, en la forma de pionero. El objetivo es romper con la dependencia tecnológica que los ata al software made in USA y eso pasa casi obligatoriamente por adoptar soluciones basadas en software libre.

Así, después de saber que la apuesta en movilidad se la lleva Sailfish OS, en el segmento PC y servidor se hará lo propio con Linux, pero también con ReactOS y RosServer.

Comenzando por Linux, el futuro sistema operativo de Rusia nacerá del aporte de los proyectos patrios Alt Linux y ROSA Lab, bien conocida por estos lares tras su colaboración con Mandriva y su posicionamiento como distribución profesional, con un calendario de desarrollo igual al de Ubuntu que incluye lanzamientos regulares y versiones de soporte extendido por cinco años.

La sorpresa, sin embargo, es la elección de ReactOS como segunda alternativa. Como se sabrá, ReactOS es un clon libre de Windows creado a partir de ingeniería inversa y cuyo fin es lograr la compatibilidad total con las aplicaciones y controladores para Windows; y por el otro lado está RosServer, el sistema para servidor.

Pues bien, ReactOS ha superado “un proceso de selección bastante duro”, indican en la nota oficial, “lleno de reuniones, filtros y presión”, pero lo ha conseguido: Rusia lo toma como sistema operativo alternativo a Windows y como con el resto de tecnologías que adopten, es de esperar su contribución al desarrollo.

Por lo tanto, una buena nueva para el Open Source. Hay que recordar que Sailfish OS 2 será más libre precisamente por la implicación de Rusia y en ese sentido quejas ninguna.

Ahora, ¿es ReactOS un sistema a la altura de las expectativas? Víctor Martínez, ReactOS Strategy & Partnership Coordinator a quien entrevistamos el año pasado y persona que nos hace llegar la noticia, apunta en la dirección correcta: “El Gobierno ruso ha seleccionado el proyecto ReactOS como segundo sistema operativo para que junto con las distribuciones Linux ayude al proceso migratorio en el que están metidos“, nos cuenta. ¿Y qué mejor para el éxito de una migración que un puente libre que una los dos mundos?