Etiquetas

Fuente: Barrapunto

«Muchos proyectos software fracasan no por la falta de pericia o habilidad de los desarrolladores, tampoco lo hacen por la falta de talento y la buena voluntad de sacar el proyecto adelante. En ocasiones, el actor que provoca que un proyecto termine en desastre es el mismo gestor, responsable, manager o coordinador. ¿Puede gestionar un equipo de programadores alguien que apenas conoce la naturaleza de un producto software?. ¿Se puede organizar un equipo sin conocer los detalles de la metodología que se usa sea cual sea ésta?. He contado con experiencias horrorosas de malos gestores que literalmente se han cargado los proyectos en los que trabajaban, haciendo insoportable el trabajo del equipo. También he conocido muy buenos coordinadores que entendiendo la naturaleza del trabajo a realizar han tomado las decisiones correctas. En contra de los que muchos creen, gestionar no es mandar o dar órdenes para que estas se cumplan mágicamente, sino organizar, planificar y crear las condiciones necesarias para que el equipo de desarrolladores haga bien su trabajo. En este sentido, el responsable de un proyecto está al servicio del equipo y no al revés. Nuevo capítulo en El Libro Negro del Programador»