El conocimiento nos hace competentes. La incompetencia se puede fundamentar en asuntos que van más allá de lo que sabemos y de lo que sabemos que desconocemos.
Nota publicada por Adrián Paenza en Página 12